El matrimonio de Gwyneth Paltrow llegó a su fin... ¿por sus obsesiones?

Su entonces esposo Chris Martin no toleró sus dietas estrictas, entre otras cosas.

El matrimonio de Gwyneth Paltrow llegó a su fin ¿por sus obsesiones?
El matrimonio de Gwyneth Paltrow llegó a su fin ¿por sus obsesiones?

Nadie ha dicho que la vida de casados sea fácil, pero si además una de las pareja está cargada de múltiples obsesiones entonces la paciencia podría agotarse mucho más rápido. Eso parece ser lo que les pasó a Chris MartinGwyneth Paltrow, según aseguran algunos amigos cercanos a la pareja, según detalle el sitio ABC de España.

Por ejemplo, se supo que la actriz en casa tenía reglas para todo. ¿Para todo? Sí. Sus hijos, Apple y Moses, han estado sometidos a una estricta alimentación al igual al que hasta hace unos años era el esposo de la actriz, en la que solo podían consumir una gaseosa a la semana, mientras que solo de vez en cuando podían disfrutar de una de las famosas galletitas dulces negras rellenas con crema.

De esa forma era la estricta vida junto a Paltrow, de la que parece haberse cansado Chris Martin, líder de la banda Coldplay.

La intensa actriz se fumaba un solo cigarrillo a la semana, y a la hora de ver la televisión también se imponían reglas: sus pequeños únicamente podían ver la tele en los idiomas francés y español.

Era tal la vida obsesiva de la actriz, que también estaba entretenida con la Kabbalah al igual que otras actrices de Hollywood, que Martin en algún momento por poco enloquecía, según confirmaron sus amigos más cercanos. 

De hecho llegó a pensar que la estaba perdiendo, por lo que no lo pensó y se mudó a casa de un amigo, espantado por lo que estaba presenciando. Presuntamente otra de sus obsesiones consisten en no llevar desodorante, razón por la que la han señalado hasta de oler mal. 

Otro de los motivos de la separación también lo habría sido las presuntas infidelidades de Gwyneth, lo que acabó con llevar a la pareja a un irremediable divorcio. Sin embargo, por el bienestar de sus hijos ambos han sabido llevársela bien después de la separación.