La madre de Salma Hayek le inculcó su pasión por la música y el arte

La progenitora de la actriz mexicana siempre presintió que su hija sería reconocida en el mundo.

La madre de Salma Hayek le inculcó  su pasión por la música y el arte
La madre de Salma Hayek le inculcó su pasión por la música y el arte

Los padres tienen un sexto sentido que los lleva a visualizar lo que podría ser el futuro de sus hijos. Aunque ello no es como una regla matemática, muchas veces se cumple tal cual fue ideado.

Así lo concibió Diana Jiménez, la madre de la actriz mexicana Salma Hayek, quien desde que su hija comenzó a crecer y a mostrar sus dotes profesionales sabía que iba a ser reconocida en el mundo.

Diana siempre sintió admiración por el carácter de Salma y por su espíritu de lucha cada vez que quería lograr algo, comportamiento que mantiene hoy en día cuando está próxima a cumplir 51 años de edad, el próximo 2 de septiembre.

“Siempre supe que Salmita llegaría hasta donde su capacidad la lleve”, destacó Jiménez, quien fue la encargada de infundir en la actriz mexicana su amor por la música y el arte.

Jiménez recuerda que el día que Salma le reveló que quería ser actriz, la apoyó de manera incondicional para que cumpliera su sueño.

Desde aquel entonces la artista mexicana se preparó para destacarse en la pantalla y ser mucho más que una cara bonita. “Ella quería mostrar un buen trabajo actoral”, reveló.

La madre de Salma, quien es cantante soprano de ópera, no oculta el orgullo que siente por los logros alcanzados por su hija y por la hermosa familia que ha constituido, donde se incluyen los tres hijos que tenía su ahora esposo, el empresario francés François-Henri Pinault, antes de casarse con ella y por su supuesto la primogénita de Salma, Valentina Paloma (2007).

Diana Jiménez reveló que así como Hayek es la madre de los cuatro hijos de su pareja, ella también es la abuela de todos, como muestra de la armonía que reina en el núcleo familiar.

De hecho, comentó que aunque no vive en el mismo país que su hija, hablan todos los días y continuamente se reúnen.

Es tanta la unión entre madre e hija que cuando la actriz mexicana debe cumplir compromisos,  Diana cuida a su nieta Valentina, quien según su abuela heredó sus dotes vocales y canta muy bien. 

“En el piano es una artista”, aseguró Jiménez, quien tras su retiro se dedicó a enseñar música.