Llegó Google Reply, la aplicación para contestar mensajería instantánea

La app en versión beta podría contestar por el usuario que en ese momento se encuentre de vacaciones, manejando o simplemente durmiendo. 

Llegó Google Reply, la aplicación para contestar mensajería instantánea
Llegó Google Reply, la aplicación para contestar mensajería instantánea

La semana pasada, la división Área 120 de Google anunció que está construyendo una nueva aplicación que agregaría funciones de Respuesta Inteligente a varias aplicaciones de mensajería populares, como Facebook Messenger, Slack y Hangouts.

Esta semana, apareció en Android Police una APK para descargar y probar Reply en dispositivos. Siempre hay que tener en cuenta que solo se trata de una versión beta, de modo que se prueba bajo el riesgo del usuario que lo baja.

En una prueba inicial, la aplicación funcionó como se preveía, aunque un poco menos contextual que la versión de respuesta automática de Gmail.

Cuando se configura la aplicación, puede agregar diferentes modos como "respondedor por vacaciones" o "sonido urgente" para que la aplicación pueda detectar los tonos de los mensajes entrantes y saber cómo responder a ellos.

Por otra parte, y basado en el acelerómetro de su teléfono, Reply también puede indicar si está en un vehículo o en bicicleta, y puede responder de manera automática.

Una de las opciones de Reply es "dormir", aunque no queda claro cómo puede saber la aplicación cuando se está en la cama. 

En su compilación beta actual, Reply no puede analizar "Mi calendario" o realizar un seguimiento del tiempo de viaje a través de Google Maps, lo cual es desafortunado ya que son dos características con las que los usuarios parecían más entusiasmados. 

Sin embargo, la aplicación puede ubicarlo si está activo el GPS. Al usar la consulta ¿Dónde estás?, ofrece una respuesta inteligente de la dirección exacta junto con un enlace de Google Maps del sitio donde se realizaba la prueba.

Si Reply comienza a generar respuestas más o menos razonables, todos quedaran atrapados en un ciclo interminable de conversación con chatbots, en lugar de personas.