Las mejores mascarillas para el rostro cansado

La aplicación regular trae grandes beneficios.

Las mejores mascarillas para el rostro cansado
Las mejores mascarillas para el rostro cansado

El estrés no sólo se siente en el cuerpo sino que también el rostro refleja los golpes de este mal cotidiano. Pero, afortunadamente, hay ingredientes naturales que sirven para hacer mascarillas anti-estrés.

Estas mascarillas caseras son elaboradas con ingredientes naturales y permiten lucir una cara espléndida y radiante. Son fáciles y rápidas de hacer, y lo más importante es aplicarlas con frecuencia y en total estado de relajación.

Mascarilla de pepino, un relajante aliado

Las propiedades desinflamatorias y astringentes del pepino son ideales para limpiar y relajar la tez del rostro. Para usarlo, se debe pelar medio pepino y cortar rebanadas de medio a un centímetro. Luego pasarlas por toda la piel siguiendo las líneas ascendentes del rostro, dejar que el líquido se seque y lavar con agua tibia o fresca.

Mascarilla natural de miel y huevos

Eliminar el estrés del rostro será fácil aplicando una mascarilla elaborada con yema de huevo y miel, mezclados en partes iguales. Se debe dejar actuar por 15 a 20 minutos y luego aclarar con agua templada.

Frutillas con crema

Mezclar medio pote de crema de leche y agregarle una cucharada generosa de frutillas picadas, con todo y su jugo. Aplicar sobre el rostro limpio y seco y dejarlo actuar por 15 minutos, aclarando luego con agua fría.

Verdolaga contra el envejecimiento

Esta simple mascarilla se elabora con unas hojas limpias de verdolaga, una cucharada de aceite de oliva y una cucharada de agua mineral, triturando o licuando todos los ingredientes con la mini procesadora. Luego, se aplica en el rostro por 20 minutos y se retira con agua tibia o templada.

Mascarilla anti estrés de vino tinto

Para prepararla se mezclan dos cucharadas generosas de vino tinto con dos a tres cucharadas de miel. Batir bien y aplicar sobre el rostro limpio y seco, dejándola por 15 a 20 minutos. Finalmente, quitar con agua templada.