Julieta Venegas descubrió su vocación profesional a los ocho años

A sus 17 años la cantante fue invitada por un compañero de clases a un grupo de reggae-ska.

Julieta Venegas descubrió su vocación profesional a los ocho años
Julieta Venegas descubrió su vocación profesional a los ocho años

Resulta muy común que los padres lleven a sus hijos a diversas actividades para ocupar el tiempo libre de estos después que culminan un día de clases.

Una historia similar es la que rodea a la actual cantante mexicana Julieta Venegas, hija de los fotógrafos Julia Edith Percevault y José Luis Venegas, quienes la criaron en la ciudad de Tijuana en México.

Julieta estuvo en clases de pintura, ballet y piano, y a sus ocho años de edad descubrió su vocación por la música. Sin dudarlo, sus padres le brindaron todo el apoyo necesario para que desarrollara sus dotes.

La niña recibió clases de piano clásico, violonchelo y teoría musical que le dictaban sus progenitores.

En su adolescencia, Julieta asumió más retos e inició la composición de manera prolífera de sus temas a los cuales les puso su toque personal.  

Julieta se inscribió en el South Western College de San Diego de California, en el Colegio La Paz de Tijuana y además en la Escuela de Música del Noreste, tiempo que alternó sus estudios de preparatoria.

A sus 17 años fue invitada por un compañero de clases a un grupo de reggae-ska, una célula del grupo Tijuana No! en el que, junto a Alex Zuñiga, compusieron el exitoso tema musical Pobre de ti, el cual proyectó la popularidad de la banda al estrellato.

Julieta aspiró más musicalmente y decidió irse a Monterrey en Nuevo León, donde consiguió musicalizar diferentes obras teatrales. Una de ellas es Sirena de corazón, producción de Edward Coward, pero no se sintió satisfecha y sus 22 años se mudó al Distrito Federal.

En esta ciudad conoció a nuevas personalidades que le ayudaron a mostrar su propuesta, entre ellos estaban: Café Tacuba, Ziggy Fratta, Jaguares y Francisco Franco. Este último, en este mismo año invitó a Venegas a musicalizar su obra Calígula probablemente, que estuvo un año en cartelera.

Los éxitos de Julieta no se quedaron solo ahí. En el año de 1995 logró otro proyecto, crear su propio grupo musical al cual denominó La Milagrosa. El nombre provino de uno de los libros de Carmen Boullosa.

La agrupación se presentaba en sitios como El Hábito y Rockotitlán en el Distrito Federal. Luego de un tiempo la banda se desintegró paulatinamente.