Joseph Fiennes: "The Handmaid’s Tale es una advertencia para defender la democracia"

El actor participó en las exitosas películas Williams Shakespeare in love y Elizabeth, en el año 1998

Joseph Fiennes: "The Handmaid’s Tale es una advertencia para defender la democracia"
Joseph Fiennes: "The Handmaid’s Tale es una advertencia para defender la democracia"

 En 1998 Joseph Alberic Fiennes interpretó al gran William Shakespeare en la película William Shakespeare in love. Este film le dio gran reconocimiento al actor.

La trama se trató en una historia de amor entre Shakespeare y Viola de Lesseps, época en la que el poeta escribió la obra Romeo y Julieta. Entre los premios que obtuvo esta película están nada más y nada menos que siete premios Oscar, incluso fue la película con más nominaciones ese año; cuatro Premios BAFTA y tres Globos de Oro.

Otra película con la que ganó otro Oscar fue Elizabeth, del año 1998. Un film que se basó en la reina Isabel I de Inglaterra. En esta oportunidad Fiennes trabajó con Christopher Eccleston, Vincent Cassel, Cate Blanchett, entre otros.

Estas películas, estrenadas en el mismo año, están por cumplir 2 años este 2018. Era una época excelente para películas medianas pero con buen presupuesto. Hoy solo se ruedan filmes de superhéroes por 200 millones o pequeños por miles. Los formatos, la distribución y el presupuesto han ayudado a que la televisión pueda dar luz verde a proyectos así. Espero seguir muchos años con esta historia”, dijo el actor en una entrevista al medio El País.

En el 2012 Fiennes interpretó a Timothy Howard, un monseñor, en la segunda temporada de la serie American Horror Story: Asylum, creada por Brad Falchuk y Ryan Murphy.

Entre tanto, en el 2017 se estrenó The Handmaid’s Tale, escrita por Bruce Miller, serie donde el actor interpreta a Fred Waterford, alto funcionario y uno de los representantes de la República de Gilead.

El estado de Gilead es un lugar donde no hay libertad, lleno de totalitarismo; donde las mujeres son concebidas como parte del Estado y sometidas sexualmente, con la excusa de la reproducción, debido a la tasa de natalidad que hay en el lugar.

“El mundo de Gilead se construye en la cultura de la violación, disfrazado bajo escrituras sagradas. Es una teocracia que permite violar con la excusa de incrementar la población. Las escenas de la ceremonia son horrendas. No es sexo. Son difíciles de rodar, sí, pero el éxito de The Handmaid’s Tale es que, aunque sea terrorífico, nada es gratuito”, expresó el actor a El País.

Fiennes comentó que el film manifiesta el cambio tan drástico que puede sufrir una sociedad. “La obra es una advertencia para defender la democracia. Mi generación lo da todo por hecho. Pero no podemos descansar. La democracia sigue siendo frágil y joven”, explicó el actor.