Hilary Swank participó en olimpiadas de natación en Nebraska cuando era adolescente

Su buen estado físico le facilitó el ingreso a su segunda película por la que obtuvo  un Oscar.

Hilary Swank participó en olimpiadas de natación en Nebraska cuando era adolescente
Hilary Swank participó en olimpiadas de natación en Nebraska cuando era adolescente

 La fama no se la dio su destacada actividad deportiva, sino su actuación en el mundo artístico, en el cual resalta por los diversos personajes interpretados en importantes películas.

Hilary Swank es una reconocida actriz estadounidense, nacida en el estado de Nebrasca el 30 de julio de 1974. En su adolescencia fue una gran deportista y compitió en las Olimpiadas Junior en natación, logrando obtener el quinto lugar como mejor atleta juvenil de su estado natal, con tan solo 16 años.

Luego, tras la separación de sus padres, se fue a vivir con su madre a Los Ángeles en California. En la universidad de esta ciudad inició sus estudios en el área de actuación teatral y artes dramáticas.

El talento de Swank fue descubierto por un productor cuando ella apenas era una niña. Este hombre asumió la carrera infantil de la pequeña y ella comenzó a aparecer en obras de teatros en la escuela y en la ciudad.

Estar en buena forma fue una ventaja para Swank en la actuación de su segunda película. Fue elegida en una larga lista de aspirantes, logrando convertirse en una popular actriz.

Su fama fue creciendo y con ella los compromisos de trabajo. Una a una fueron llegando las ofertas para participar en diversas películas. Sus actuaciones recibieron reconocimientos del público y de instituciones faranduleras, así como los filmes en los que trabajó.

Su papel de Brandon Teena en Boys Don't Cry en 1999,  le hizo merecedora de un premio Oscar como mejor actriz protagonista.

Luego de esta experiencia, las ofertas laborales se disiparon y Swank no recibió más propuestas atractivas ni de calidad. La frustración llegó y la actriz estuvo a punto de anunciar una forzada y anticipada retirada del medio actoral.

Inesperadamente, surgió una nueva oportunidad para estar frente a las cámaras y llegó de la mano de Clint Eastwood, quien le propuso realizar el papel de Maggie Fitzgerald en Million Dollar Baby, actuación que le hizo ser merecedora de un nuevo premio de la Academia en la categoría de Mejor actriz principal.