Grandes escenas de la diosa Catherine Zeta-Jones

Esta diva de Hollywood sigue siendo una de las mejores artistas de las últimas dos décadas.

Grandes escenas de la diosa Catherine Zeta-Jones
Grandes escenas de la diosa Catherine Zeta-Jones

Catherine Zeta-Jones forjó en el pasado una popularidad basada en su peculiar belleza y en su innato talento para las artes escénicas. Muchos la tildaban como una actriz seria y respetuosa, pero en varias producciones cinematográficas demostró que puede llegar a ser chispeante y en momentos muy aguda.

Tristemente, hubo una época donde la crítica sintió que su trabajo llegó a bastante recurrente, y eso eclipsó su imagen. Lo que no podemos negar, es que sigue siendo una de las mejores artistas de las últimas dos décadas. Como parte de su amplio repertorio, mostraremos sus mejores escenas que elevaron un poco el standard de sus propias películas. Comencemos.

La máscara del Zorro

Ser buen espadachín fue algo importante para su papel en la película, mucho más si podía mantenerse de pie y hacerlo creíble. Todas las situaciones de comedia, en cierta forma, tenían que ver con el personaje del Zorro y Elena (Zeta-Jones). El momento cuando estos dos pelean con sus espadas en una de las caballerías, no fue sólo intensa y divertida, sino muy sensual.

La Terminal

Su papel de azafata parecía ser como tantos otros, y su look general no fue favorable. Muchos espectadores quisieron verla terminar con Víctor (Tom Hanks), pero lo triste de su oficio es llevar una vida muy ocupada, tanto que algunos en su posición no reúnen el valor de echar raíces con una sola persona.

Ocean's Twelve

En esa entrega vimos que todavía su personaje continuaba herido por lo que sucedió en Ocean’s Eleven. Sin embargo, cuando se enfrenta directamente a ellos, todo se reduce en quién puede ejecutar el mejor contrato y qué tan comprometidos están con sus respectivos roles.

The Haunting

Theo es la chica material que parece no tener cerebro, salvo de hablar de modas y asuntos superficiales. Por supuesto, eso la hace encantadora con los hombres que no se molestan con la poca sustancia. Su personaje ligeramente insulso trata de despertar el interés de Eleanor, solo para darse cuenta de ella no está interesada del todo.

Chicago

Es una de esas películas en las que necesitas estar dentro del género para comprenderlo y apreciarlo. Los personajes están bien desarrollados y la trama es fácil de seguir, pero si te agrada el canto y baile, posiblemente no te motive verla ni una vez. Sin duda se estaría perdiendo de un grandioso espectáculo. Su rol como Velma Kelly ha sido difícil de superar, incluso para ella misma.