Eros Ramazzotti es hincha de la Juventus

Como buen italiano, el cantante ama el fútbol desde la cuna.

Eros Ramazzotti es hincha de la Juventus
Eros Ramazzotti es hincha de la Juventus

 

¿Te imaginás a Eros Ramazzotti en una cancha de fútbol? Disputándole un balón a Cristiano Ronaldo o a Leonel Messi, pues el cantante italiano no solo es amante de la música, sino también de la pelota.¿Su equipo italiano favorito?: la Juventus.

Ramazzotti  fue parte de la Nazionale Italiana Cantanti, equipo de fútbol formado por cantantes italianos, del cual fue presidente y capitán, jugando como delantero en los años 80.

Desde pequeño, como buen italiano, sintió pasión por el fútbol, el deporte más popular del mundo y parcticado por unas 270 millones de personas. Un dato curioso es que Ramazzotti abandonó el colegio Margarita Bosco, existente aón en la actualidad, donde más tarde estudiarían los futbolistas Alessandro Nesta y Francesco Totti, algo que el cantante nunca imaginó.

A los italianos nos enseñan a amar el fútbol desde la cuna. Para los italianos sólo hay fútbol y música. Es más, somos un país de entrenadores: siempre somos los que mejor sabemos cómo tiene que jugar nuestro equipo predilecto. Llevamos el fútbol en los genes. El fútbol siempre ha sido la manera más sencilla de olvidar los problemas cotidianos de nuestro país”, declaró el cantautor, con más de 55 millones de álbumes vendidos en todo el mundo.

Al referirse a la similitud entre el fútbol y la música, Ramazzotti destacó: “Hay músicos, hay melodías, que se quedan con nosotros para siempre. El fútbol también, en determinados momentos. Además, durante un partido de fútbol se viven emociones muy distintas; también la música puede ser muy emotiva. La música y el fútbol están relacionados. El fútbol, al igual que la música, une a los pueblos. Y esto no es sólo una frase bonita. Es un hecho. El fútbol es música”.

De pequeño, Ramazzotti admiraba a jugadores de la selección brasileña de los años 70, como Rivelino y Pelé. Luego sintió atracción por el fútbol holandés, gracias a jugadores como Johnny Rep y Johan Cruyff. En Italia le gustaban Gigi Riva y Roberto Bettega; más tarde, Michel Platini, entre otros grandes.

El intérprete de Mi vida es un absurdo ya no juega al fútbol, pero recuerda que en sus tiempos fue delantero. “Solía actuar por la banda izquierda y tenía la costumbre de penetrar hacia el interior para disparar con mi pierna derecha, que era muy temida por los porteros contrarios”, rememora Ramazzotti, quien seguramente lamenta que Italia no vaya al mundial Rusia 2018.