La cuenta bancaria de Beyoncé y su marido sigue creciendo

La exitosa carrera de la cantante le deriva muchos beneficios económicos. Mirá la exorbitante cifra que la convierte en una de las mujeres más ricas del mundo. 

La cuenta bancaria de Beyoncé y su marido sigue creciendo
La cuenta bancaria de Beyoncé y su marido sigue creciendo

La cantante Beyoncé y su esposo Jay Z acumulan una fortuna combinada que supera los 1.260 millones de dólares. Según la revista Forbes, es una de las parejas más poderosas del mundo del entretenimiento.

Gracias a sus labores como productor, el rapero tiene la mayor parte de la fortuna y su patrimonio se estima en 810 millones dólares. La publicación asegura que sus mayores ingresos provienen de Roc Nation y otras de sus empresas. Además, firmó un contrato de 10 años con Live Nation por 200 millones de dólares.

Por su parte, la cantante, bailarina, actriz y compositora tiene 350 millones de dólares. Aunque esta cifra está lejos de la que amasa su marido, es una de las cantantes más ricas del mundo. El sexto álbum en solitario de la de Houston, Texas, alcanzó el número 1 en las listas de los más escuchados y recaudó 250 millones de dólares.

Tanto Jay Z como Beyoncé poseen una considerable participación en el servicio de streaming de música Tidal. Ellos firmaron un acuerdo prematrimonial cuando se casaron en 2008, pero el año pasado actualizaron algunos términos y condiciones porque, como indican las cifras, todo cambió para mejor en el aspecto financiero de la pareja.

Cuando pasaron por un momento muy complicado el año pasado, ambos entendieron la necesidad de clarificar ciertos aspectos del acuerdo. Aunque les llevó algunos meses repasar cada aspecto de sus bienes en detalle, se hicieron las modificaciones pertinentes, especialmente considerando que ya tienen hijos en común.

De manera que si llegaran a separarse, podría ser más fácil la distribución de la millonaria fortuna. Aunque nunca se sabe cómo se manejarán en este caso, algunos aspectos que están definidos en este acuerdo es que compartirán la custodia de sus hijos, además de las propiedades y fondos que corresponderán a cada uno de ellos.