Ciudad Magazine

Notas Top

Tremendo sincericidio de Mónica Farro a dos meses de casarse: "Un papel no me cambia y el divorcio es rápido"

La uruguaya explicó por qué aceptó la propuesta de matrimonio de Leandro Herrera y desconcertó a todos en Intrusos.

La anti romántica confesión de Mónica Farro, dos meses antes de casarse con Leandro Herrera

En febrero de 2018, Mónica Farro (42) recibió la primera propuesta de casamiento de parte de Leandro Herrera (31), a tan solo tres meses de haber blanqueado su relación. A pesar del tímido y poco convincente “sí” que le dio en su momento, dada la incomodidad de que todo sucedió cuando ella estaba al aire en su programa radial de la AM 1300, la boda se celebrará el 16 de agosto.

El jueves, la uruguaya visitó el living de Intrusos y sorprendió al hablar del matrimonio, diferenciándose del profundo romanticismo con que lo encara su pareja: “A mí un papel no me cambia mucho, yo ya me casé en su momento”.

Luego, Farro agregó con absoluta espontaneidad por qué recapacitó tras una segunda propuesta de rodillas y con nuevos anillos: “Para Leandro es la primera vez y a mí su felicidad me hace feliz. Como yo digo, a mí un papel no me cambia y el divorcio es rápido. O sea que no habría problema”. Perplejos ante semejante sincericidio, los periodistas no pudieron evitar las risas y le pidieron que se explayara al respecto. Entonces, Mónica aclaró: “Los dos nos reímos diciendo eso”.

"Yo estoy bien como estoy, nosotros ya convivimos. El se quiere casar porque es un sueño de él, quiere que sea su mujer, porque cuando el me presenta como su mujer yo le dijo que soy su pareja".

Al final, la exvedette justificó por qué volverá a vestirse de blanco, esta vez de la mano de quien fuera su personal trainer: "Yo estoy bien como estoy, nosotros ya convivimos. Él se quiere casar porque es un sueño de él, quiere que sea su mujer".

Madre de Diego (24), fruto de su primer matrimonio, Mónica Farro descartó buscar otro hijo junto a Leandro Herrera, quien a su vez es papá de Joaquín (6). “El hijo de él tiene padre y madre, pasa el fin de semana con nosotros pero tiene a su madre. Yo nunca voy a serlo, y lo cría él. Yo tampoco quiero forzar que el nene me quiera. Está el fin de semana con el papá, yo estoy ahí, el nene viene y me habla… es divino. Juega solo, y tampoco estamos tanto tiempo solos”, cerró la diosa en otra muestra de honestidad brutal que desató las carcajadas de todos en Intrusos.