Natalia Oreiro y Ricardo Mollo disfrutaron de unas vacaciones en Buzios: su entorno desmiente rumores de crisis

Antes de viajar a Uruguay, la actriz descansó unos días en Brasil con su esposo y su hijo, Atahualpa. Datos exclusivos de Ciudad.com.

Concluido su trabajo en Entre Caníbales, Natalia Oreiro (38) tiene una agenda diaria más tranquila y familiar, más allá de que el compromiso social sigue vigente: la actriz viajó a Uruguay para encabezar una jornada educativa contra el alcoholismo. Sin embargo, el mes pasado la estrella uruguaya vivió unos días a puro relax y amor en Buzios junto a su marido, Ricardo Mollo (58), y su hijo Atahualpa (3). 

Sus vacaciones familiares en Brasil -país del que son gustosos y en el que se casaron en 2001- hoy cobran otra relevancia, ya que un llamativo rumor replicado por varios medios indicaba que Natalia y Ricardo estarían transitando una crisis amorosa. En ese contexto, Ciudad.com se contactó con un amigo íntimo de la pareja, que fue contundente: "Es mentira, ni siquiera sé de dónde sacaron el rumor. Ellos siguen juntos, no hay crisis ni nada".

Tras un llamativo rumor de crisis, que se replicó en varios medios, Ciudad.com habló con un amigo íntimo de la pareja, que fue contundente: "Es mentira, ni siquiera sé de dónde sacaron el rumor. Ellos siguen juntos, no hay crisis ni nada".

Otra prueba de que la relación no pasa por ninguna inestabilidad está en las redes sociales, que no fueron ajenas al paso de la actriz y el líder de Divididos por Buzios. El 27 de septiembre, la usuaria @andreadona le comentó en Twitter al periodista Daniel Gómez Rinaldi: "Recién me la crucé a Oreiro en la playa Ferradura en Buzios, iba con Mollo y su hijo". Un día más tarde, @AgosMorrison twitteó: "Los vi a Nati Oreiro y a Mollo paseando por Das Pedras con su baby. Todos eligen Buzios... Hasta que llegan y está lleno de argentinos".

Por otra parte, ya con el rumor publicado en varios, medios, la usuaria @cegarciamdp describió, contrarrestando la información que aparecía en Twitter: "Llegué de Buzios hace unos días. Allá estaban Oreiro y Mollo juntos, y no se los veía para nada mal. ¡Una hermosa familia!".

Y aquí no ha pasado nada.