Laura Fidalgo y sus deseos de ser mamá: "Mi psicóloga me venía diciendo que congele mis óvulos, y ahora estoy en proceso"

La bailarina abrió su corazón con la revista Gente y dio detalles de sus metas personales. 

Laura Fidalgo y sus deseos de ser mamá (Fotos: revista Gente)
Laura Fidalgo y sus deseos de ser mamá (Fotos: revista Gente)

Hacía 10 años que Laura Fidalgo (42) no se tomaba vacaciones. La bailarina -que a la hora de decir cuántos años tiene sólo se elimita a decir "tengo la edad que aparento"- volvió de Punta del Este, donde pasó unos días de descanso entre estadías en la playa y charlas con amigas, mientras se recupera de una lesión que sufrió en su paso por ShowMatch en 2014.

Pese a que su vida está plagada de innumerables trabajos que llevó a cabo con mucha dedicación y esfuerzo, en su presente también hay lugar para pasarla bien y pensar en el futuro: “Salgo con hombres, aunque por lo general me doy cuenta rápido si me voy a aburrir o no. A veces, lo admito, las relaciones se alargan por esas ganas de estar acompañada y recibir cariño”, expresó en diálogo con la revista Gente, donde lució su cuerpo en bikini.

“Ser madre soltera, (tal como eligió hacerlo Juana Repetto) es algo que yo no elegiría, si bien no estoy en contra y respeto y festejo que los avances permitan el milagro de la vida. Mi psicóloga me venía diciendo hace rato que congele mis óvulos, y ahora estoy en proceso. Pero voy a esperar a dar con ese hombre que quiera ser padre”.

Además, aseguró que el sueño del casamiento sigue intacto: “De blanco, por Iglesia y con una fiesta inolvidable. Eso no cambió. Y estoy preparada… Sólo me falta un hombre. Antes pensaba más que nada dedicarle tiempo a mi carrera; ahora, en formar mi familia. Si encuentro a un compañero bueno y divertido, me caso. El tema es que esa clase de hombres no abunda”, remarcó.

Por otro lado, opinó sobre ser madre soltera, tal como eligió hacerlo Juana Repetto: “Es algo que yo no elegiría, si bien no estoy en contra y respeto y festejo que los avances permitan el milagro de la vida. Mi psicóloga me venía diciendo hace rato que congele mis óvulos, y ahora estoy en proceso. Pero voy a esperar a dar con ese hombre que quiera ser padre”.

Por último, destacó una exigencia excluyente a la hora de buscar un candidato que la acompañe: “Cada vez que charlamos con amigas, terminamos hablando de lo mismo: de lo importante que no nos toque un tipo miserable”, cerró.