Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Jimena Barón sorprendió a todos y se mudó con Daniel Osvaldo en su cumpleaños: "Momo y el papá me dijeron ‘quedate’"

La cantante contó en Instagram cómo volvió a convivir con su expareja y el festejo que tuvo por sus 33 años.

Jimena Barón festejó su cumpleaños con Daniel Osvaldo y se mudó con él en la cuarentena

Desde hace varias semanas Jimena Barón y Daniel Osvaldo vienen mostrando a través de sus redes sociales un acercamiento que llega después de su escandalosa separación en 2016. En pequeños gestos, el futbolista viene y la cantante vienen jugando con una posible reconciliación. En el día de su cumpleaños, la intérprete de La Cobra reveló que está conviviendo con su ¿ex? y su hijo en común.

Jimena compartió un extenso mensaje junto a videos del festejo que tuvo con Osvaldo y Momo, el hijo de ambos, y cómo terminpo volviendo a compartir la casa con el padre de su hijo, sin entrar en detalles sobre su vínculo actual. “Fui a buscar a Momo, me dijo que no quería volver al departamento, que quería estar con el hermano, el perro y el papá ‘y con vos también, quedate’. Padre adhiere ‘quedate’. ¿Se terminará el mundo? Me quedo. Hay pasto, recuerdo como se siente tener el sol en la cara, el perro y a mi hijo, el fin de la paz y el silencio, el quilombo que más extrañaba. Recuerdos cien mil por segundo, un millón, cien mil millones”, empezó.

"Fui a buscar a Momo, me dijo que no quería volver al departamento, que quería estar con el hermano, el perro y el papá ‘y con vos también, quedate’. Padre adhiere ‘quedate’. ¿Se terminará el mundo? Me quedo".

“Se abren vinos, potes de helado, se sigue recordando toneladas por minuto pero se ríe. Cumplo 33 años, se festeja, e inesperadamente es un cumpleaños de los más lindos, muy inesperadamente. Momo nos regala un show de trap, se abre champán, pregunta si los sueños se cumplen. Daniel intenta justificar la torta ya comida (que hice yo hace 2 días) la vela y la bengala usada. El chiste del ensamble y las risas. Momo insiste en encender una bengala usada. Comienza eufórico a cantar el feliz cumpleaños en inglés, el padre en un acto patriótico se indigna. Bailamos hasta las 9 am. Vimos el amanecer. El alma se llena de curitas invisibles, se siente bien”, contó Jimena sobre la celebración íntima que tuvieron.

"Cuando el 2020 no podía ser más inesperado, se vuelve más inesperado. Lo abrazo, con todas las volteretas que me trae, lo abrazo muy fuerte".

“Cuando el 2020 no podía ser más inesperado, se vuelve más inesperado. Lo abrazo, con todas las volteretas que me trae, lo abrazo muy fuerte. Me siento agradecida, en procesos de grandes aprendizajes, en búsqueda de cambios, de cierres, de nacimientos, de acomodar todo distinto y que se sienta mejor, de que sane lo que sigue jodiendo, de despedirlo, de perdonarme, no ser tan dura conmigo misma, de regalarme aceptación y sorpresa”, reflexionó.

Tambien la actriz habló de las repercusiones de la decisión que tomó en la cuarentena. “Intento que no me afecte ni me lastime lo que piensan los demás de mí, mi vida, mis decisiones. Abrazo también las cagadas que me mandé e intento ser mejor persona todos los días, pero sin castigarme tanto”, se sinceró.

“Los abrazo a ustedes del otro lado, que me llenan de amor, de verdad. Les agradezco la compañía incluso cuando anduve un poco desbrujulada. Les agradezco eso muchísimo. Los extraño, los veré cuando se pueda y les contaré y cantaré cosas distintas, estamos todos distintos, ¿verdad? Que así sea. Gracias por los mensajes y los lindos deseos, me siento muy feliz y afortunada. Feliz cumpleaños para mí”, cerró Jimena Barón. ¿Se está dando una nueva oportunidad con Daniel Osvaldo?

 

Ver esta publicación en Instagram

Fui a buscar a Momo, me dijo que no quería volver al departamento, que quería estar con el hermano el perro y el papá y con vos también, quedate. Padre adhiere, quedate. Se terminará el mundo? Me quedo. Hay pasto, recuerdo como se siente tener el sol en la cara, el perro y a mi hijo, el fin de la paz y el silencio, el quilombo que más extrañaba. Recuerdos cien mil por segundo, un millón, cien mil millones. Se abren vinos, potes de helado, se sigue recordando toneladas por minuto pero se ríe. Cumplo 33 años, se festeja, e inesperadamente es un cumpleaños de los mas lindos, muy inesperadamente. Momo nos regala un show de trap, se abre champán, pregunta si los sueños se cumplen. Daniel intenta justificar la torta ya comida (que hice yo hace 2 días) la vela y la bengala usada. El chiste del ensamble y las risas. Momo insiste en encender una bengala usada. Comienza eufórico a cantar el feliz cumpleaños en inglés, el padre en un acto patriótico se indigna. Bailamos hasta las 9 am. Vimos el amanecer. El alma se llena de curitas invisibles, se siente bien. Cuando el 2020 no podía ser más inesperado, se vuelve más inesperado. Lo abrazo, con todas las volteretas que me trae, lo abrazo muy fuerte. Me siento agradecida, en procesos de grandes aprendizajes, en búsqueda de cambios, de cierres, de nacimientos, de acomodar todo distinto y que se sienta mejor, de que sane lo que sigue jodiendo, de despedirlo, de perdonarme, no ser tan dura conmigo misma, de regalarme aceptación y sorpresa. Intento que no me afecte ni me lastime que piensan los demás de mí, mi vida, mis decisiones. Abrazo también las cagadas que me mandé e intento ser mejor persona todos los días, pero sin castigarme tanto. Los abrazo a ustedes del otro lado, que me llenan de amor, de verdad. Les agradezco la compañía incluso cuando anduve un poco desbrujulada. Les agradezco eso muchísimo. Los extraño, los veré cuando se pueda y les contaré y cantaré cosas distintas, estamos todos distintos verdad? Que así sea. Gracias por los mensajes y los lindos deseos, me siento muy feliz y afortunada 💓 Feliz cumpleaños para mí.

Una publicación compartida por J MENA (@jmena) el