Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Guido Kaczka, sorprendido en La mejor elección al enterarse que la canción infantil es Antón Pirulero y no Al Don Pirulero: "¡La cantamos mal toda la vida!"

El conductor contó que mientras jugaba con su hijo se dio cuenta del error que había cometido durante décadas. 

Guido Kaczka contó en La mejor elección su sorpresa al descubrir que la canción se llama Antón Pirulero

No todos son chapes o rechazos en La mejor elección. Con su característica espontaneidad, Guido Kaczka (38) contó, mientras charlaba con los dos participantes de la tarde, la revelación que había tenido mientras jugaba con su hijo Romeo (8), al descubrir que una popular canción infantil que se transmite de generación en generación, no se llama Al Don Pirulero, sino Antón Pirulero.  

"Es increíble, me enteré la semana pasada y quedé de la gorra. Tantos años pifiándole...".

"¿Sabés cómo se dice? '¡Antón, Antón, Antón Pirulero!' Googlealo. Lo cantamos mal toda la vida. ¡No es "al Don", es Antón!", lanzó, todavía sorprendido después de preguntarle a varios en el piso cuál era el nombre de la canción. ¡En todos casos siempre fue Al Don Pirulero! "Es increíble, me enteré la semana pasada y quedé de la gorra. Son tantos años pifiándole", aseguró, risueño.  

Efectivamente, la canción infantil se llama Antón Pirulero y aunque no existe una conclusión sobre su origen, como muchos cuentos para chicos, tendría un origen macabro. Una de las versiones más extendidas asegura que la canción nació en Granada en 1860 y hace referencia a un señor llamado Antón Pirulero, que asesinó a su esposa con varias puñaladas, algunas hechas con un alfiler, y luego la molió en un molino. La actual letra sería una "versión familiar" de la original que aseguraba que Antón Pirulero "mató a su mujer, la metió en un saco y la mandó a moler".  

Otras teorías sobre su origen aseguran que la canción es de origen francés y hace referencia a Antoine Piruliere, nombre que terminó siendo castellanizado. En todas las versiones, el crimen es el mismo o similar y concluyen que el nacimiento de la canción es mucho más oscuro que el de una canción para un juego infantil.  

Mirá el desopilante momento en La mejor elección