Tomaron agua bendita y terminaron en el hospital

Más de 100 religiosos rusos fueron hospitalizados después de beber agua bendita durante las celebraciones de la Epifanía en la ciudad de Irkutsk.

No se sabe si el agua estaba bendita o contaminada, pero todo indica que era la segunda opción. Y es que 117 personas, de ellas 48 niños, fueron hospitalizadas con dolores intestinales agudos después de tomar agua de pozos en y alrededor de una iglesia local la semana pasada

Según un vocero del Comité Investigador de Irkutsk, 204 personas requirieron algún tratamiento médico después de ingerir el agua, cuya fuente era un lago estancado. Agregó que era prematuro determinar la causa de la enfermedad.

Muchos rusos consideran que cualquier agua obtenida en Epifanía, que celebran el 19 de enero, es sagrada.

Quizás de ahora en adelante, la consideren también como no potable.