Lali Espósito, diosa de tapa y viejo amor platónico: "Lloré mucho por Johnny Depp, para mí había una conexión entre nosotros... ¡pero él no sabe que existo!"

La protagonista de Esperanza Mía, la novela éxito de El Trece, habló de todo en una entrevista imperdible con la revista Gente

Sin dudas, es una de las chicas del momento. Su talento para la actuación y el canto le han significado miles de fanáticos no sólo en la Argentina, sino en todo el mundo. Por eso, Lali Espósito (23) se convirtió en una de las referentes para muchas jóvenes que sueñan con convertirse en una gran estrella como ella.

“¿Si Benja fue un amor prohibido alguna vez? No, pero sí polémico. La gente no nos imaginaba juntos. Como nuestras personalidades son nada que ver, para el de afuera era un imposible. Después nos veían juntos y entendían todo. Somos opuestos complementarios. Yo soy pura energía para arriba y él es sumamente tranquilo; así nos equilibramos”.

Nacida en Parque Patricios, Lali dedica su tiempo entre las grabaciones de Esperanza Mía, la exitosa novela de El Trece (líder en la franja de las 21 horas), la gira para despedir su primer disco A bailar, que ya alcanzó el Oro en ventas; y su relación con Benjamín Amadeo (31).

Muy enamorada, la actriz abrió las puertas a su intimidad: “¿Si Benja fue un amor prohibido alguna vez? No, pero sí polémico. La gente no nos imaginaba juntos. Como nuestras personalidades son nada que ver, para el de afuera era un imposible. Después nos veían juntos y entendían todo. Somos opuestos complementarios. Yo soy pura energía para arriba y él es sumamente tranquilo; así nos equilibramos”, dijo en diálogo con la revista Gente.

No recuerdo un amor prohibido… Pero sí me acuerdo de mi amor platónico. Lloré mucho por Johnny Depp. Para mí había una conexión entre nosotros. Nuestras almas estaban hechas para vivir juntas… ¡pero él no sabe que existo!”, agregó Lali con una buena dosis de humor.

Dueña de una simpatía que enamoró a más de un seguidor, Espósito confesó sus defectos: “Cuando estoy de mal humor soy la peor. Así como estoy de buen humor casi todo el día, cuando estoy mal se me nota mucho. Me cambia la energía y se me ve en la cara. Empiezo a usar palabras que no uso y a sentirme incómoda con mi cuerpo, como invadida. Benja es el primero en absorberlo, pobre, pero enseguida me limpia con su energía. Mi novio es un poco mi refugio”.

Por último, Lali Espósito dio cuenta de lo que significa la plata en su vida: "Tengo una relación distante con ella. De chica me impactó darme cuenta que podía ayudar a mi familia, pero no más que eso. No me gusta hablar de 'tener' plata: eso no define a nadie. La plata hay que gastarla o invertirla. El miedo es no tenerla. Si la tengo, enseguida la gasto en mis proyectos. Vi mucho a mis viejos rompiéndose el lomo para traer plata a casa, pero nunca faltó nada. A lo sumo no me podían comprar las zapatillas de brillo que quería pero no me afectaba... Soy muy sencilla".