Los mensajes de texto de los entornos de Verónica Ojeda y Rocío Oliva que hartaron a Rial: "¡Es el fin del periodismo!"

El conductor decidió cortar de raíz el tema tras anunciar la separación de la madre de Dieguito Fernando. El motivo de su fastidio.

Por qué se enojo Jorge Rial en Intrusos por la novela de Verónica Ojeda y Rocío Oliva: mirá el video

Uno de los temas del jueves en Intrusos fue la sorpresiva separación de Verónica Ojeda y Pablo Pugliese.

"Hemos llegado a este punto donde escuchamos a los operadores de Verónica Ojeda y Rocío Oliva, ¡es el fin del periodismo! Antes te llamaban los operadores de tipos importantes. Hoy cualquier cuatro de copas levanta un teléfono y te escribe. Ya está. ¡Cerrame la cuatro!".

En la primera hora del programa de Jorge Rial se tocó el tema con detalles, pero tras contar y explayarse respecto de la primicia, el conductor le puso un freno al tema.

¿Qué fue lo que enojó a Rial? Mientras los periodistas de su programa desarrollaban el tema, todos recibían diversos mensajes a su celular con distintas informaciones.

Marcela Tauro, por ejemplo, contó: "A mí me ponen algo peor por el celular. Lo que me dicen es que aparentemente la de Pablo y Verónica sería una pareja armada y que ella estaría saliendo con alguien casado, conocido y que estuvo acá ayer. Por eso estarían tapando todo". Rial, sonriente, intervino: "¡No! Descartemos a Francisco de Narváez (el miércoles estuvo en Intrusos al igual que Omar Suárez, a quien desde hace tiempo Maradona lo relacionó con Ojeda)".

Marina Calabró, entonces, agregó: "Lo que pasa es que mientras contamos esto, la legión de operadores de Rocío Oliva aprovecha y mete cuña". Y Tauro sumó: "Y la de Verónica Ojeda, también".

Ya cansado de los mensajes, Rial interrumpió: "Hemos llegado a este punto donde escuchamos a los operadores de Ojeda y Oliva, ¡es el fin del periodismo! Antes te llamaban los operadores de tipos importantes. Hoy cualquier cuatro de copas levanta un teléfono y te escribe. A todos nos pasa, me incluyo. Y anónimamente te dicen 'uh, en realidad, éste se come la tararira' y cosas así. Ya está. ¡Cerrame la cuatro!". Sin postre.