Escandaloso cruce de diosas: Ritó trató de "sucia y trepadora" a Ravelli y… ¿la echó de su camarín?

Las actrices de Tu cola me suenan dejaron la cordialidad laboral. La rubia no escatimó dardos hacia la morocha y ya ni se miran. ¿Qué pasó?

Ritó trató de de "sucia y trepadora" a Sabrina Ravelli… y ¿la echó de su camarín?

"Hubo una limpieza, estaba un poquito sucio el camarín (…) Le banqué todas las llegadas tardes. Ella no existe, tiene que volver a nacer", dijo Ritó. 

La temporada la encontró enamorada y feliz con su trabajo, pero con el correr de los días las cosas fueron cambiando. Sabrina Ravelli, tras confirmar su separación con Matías Alé, se vio asociada sentimentalmente con Ariel Diwan, productor de Stravaganza recientemente distanciado de Gisela Bernal. Y, como si fuera poco, ahora se peleó con María Eugenia Ritó, su compañera en Tu cola me suena, quien la trató de "sucia, trepadora y turrita" en Intrusos. Además, pidió que la sacaran de su camarín.

"Hubo una limpieza, estaba un poquito sucio el camarín (…) Le banqué todas las llegadas tarde. Ella no existe, tiene que volver a nacer (…) Esta persona no me registra cuando yo soy la protagonista de la obra. Le mando un besito, ¡chau, chau! Se la creyó, tiene que tener más taco gastado en el escenario. Estar con Matías Alé la ayudó a trepar bastante", declaraba Ritó en el programa de Jorge Rial, confirmando su mala relación con Ravelli y sus reiteradas llegadas tarde al teatro Provincial.

"Este juego no me hace bien. Mi camarín nunca fue el de María Eugenia, si me lo prestaba porque había un espejo", se defendió Sabrina.

Ahora, un poco más tranquila, disfrutando de su camarín, María Eugenia habló con Desayuno Americano sobre lo ocurrido con Ravelli: "El camarín, desde un principio, siempre fue mío sola, ella vino por un tema que no tenía luz ni espejo en el suyo. Pero después se instaló. Yo no la eché porque me considero una buena compañera y no tenía por qué hacerlo".

Afectada por su mala relación con Ritó, Sabrina aclaró en el programa de Pamela David: "Este juego no me hace bien. Mi camarín nunca fue el de María Eugenia, me lo prestaba porque había un espejo, pero mi camarín real estaba en el Hotel Provincial (...) Llegué una sola vez tarde y le pedí disculpas al productor", concluyó dolida por su duro momento personal y laboral.