Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Detienen a un sospechoso por el crimen de Enzo Aguirre en un hotel de Retiro

Fue identificado como Jeremías Javier Negrini (20), quien fue detenido ayer por detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad.

Detienen a un sospechoso por el crimen de Enzo Aguirre en un hotel de Retiro
Detienen a un sospechoso por el crimen de Enzo Aguirre en un hotel de Retiro

Un joven de 20 años que fue detenido por un robo a un taxiboy ocurrido en el barrio porteño de Palermo quedó también imputado y será indagado hoy como uno de los presuntos autores del crimen de Enzo Aguirre, el joven de 23 años que murió asfixiado el mes pasado durante un asalto en un hotel del barrio porteño de Retiro, informaron hoy fuentes judiciales.

El sospechoso fue identificado por las fuentes como Jeremías Javier Negrini (20), quien fue detenido ayer por detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, tras una investigación de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 49, a cargo de la fiscal Paula Asaro.

Negrini será indagado hoy por el juez en lo Criminal y Correccional 24, Alfredo Godoy, y por la fiscal Asaro por dos hechos ocurridos con diferencia de un día: un robo del 11 de noviembre en Palermo y por el "homicidio en ocasión de robo" de Aguirre, sucedido entre la noche del 12 y la madrugada del 13 del mes pasado.

La clave de la investigación estuvo en el primer hecho, el robo que sufrió el día 11 un joven que ofrecía sus servicios sexuales en un sitio de citas de la comunidad gay, en su departamento de un edificio situado en la calle Ugarteche al 3300.

En ese hecho, dos jóvenes que lo habían contactado a través del sitio llegaron a la vivienda, le exhibieron a la víctima lo que parecía un arma de fuego o una réplica, le aplicaron culatazos en la cabeza, la ataron con precitos por la espalda, le colocaron una toalla en la boca y le robaron 22.000 pesos en efectivo, un televisor, un celular marca ?Apple?, una laptot, ropa y una bicicleta.

Negrini fue identificado en este hecho por una evidencia científica, ya que dejó en un vaso de agua una de sus huellas dactilares.

La víctima además reconoció al sospechoso en las fotos y en los videos de las cámaras de seguridad que registraron su llegada y fuga, por lo que el fiscal original de esta causa, Ariel Yapur, pidió su detención por ese hecho.

Pero fue la fiscalía de Asaro quien asoció esta causa con el crimen de Aguirre, ya que en este homicidio los asesinos actuaron con el mismo modus operandi: contactar a un taxiboy por sitios de citas con la excusa de hacer un trío, reducirlo, golpearlo, maniatarlo con precintos y colocarle ropa en la boca.

Además, el dúo, que quedó filmado llegando y saliendo del hotel donde asesinaron a Aguirre, tiene las mismas características fisonómicas de los dos que también quedaron filmados en los videos del robo en la calle Ugarteche.

La víctima de ese robo de Palermo también fue entrevistada por los investigadores del crimen de Aguirre y declaró de manera espontánea que a él lo habían asaltado de la misma manera que a Renzo.

Aguirre (23) fue hallado asesinado la madrugada del 13 de noviembre en la habitación 214 del segundo piso del hotel Le Petit Suites, situado en Esmeralda 933, donde alquilaba.

Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, Aguirre era correntino, hace unos años vino a vivir a Buenos Aires, alquilaba en Le Petit Suites con un amigo para compartir gastos y trabajó de mozo y bailarín en un bar de la comunidad LGTB+ hasta que por el cierre del local por la pandemia se quedó sin ese empleo.

Por ello, el joven había comenzado hace unos meses a ofrecer servicios sexuales en un portal de citas y justamente esa noche les comentó a dos amigos con los que cenaba en un restaurante de Palermo Hollywood, que debía dejarlos para encontrarse en el hotel de Retiro con dos clientes que le confirmaron una cita por WhatsApp.

Aguirre llegó a las 23.30 a Le Petit Suites, su compañero de alquiler le dejó la habitación para que pudiera concretar el encuentro y cuando regresó una hora y media más tarde, alrededor de la 1 de la mañana, encontró a Aguirre asesinado en la cama, con las manos sujetadas por detrás de la espalda con precintos.

La autopsia determinó que Aguirre murió de una asfixia mecánica por sofocación con un calzoncillo tipo bóxer y una remera que sus homicidas le colocaron dentro de la boca y anudaron firmemente.

Fuente: Télam