The Walking Dead: mirá los detalles y secretos detrás de cada escena

Norman Reedus, el actor que da vida a Daryl, tiene un solo ojo en la vida real, pues el otro lo perdió en un accidente de tránsito.

The Walking Dead: mirá los detalles y secretos detrás de cada escena
The Walking Dead: mirá los detalles y secretos detrás de cada escena

La mejor serie dramática de los últimos tiempos sigue dando mucho de qué hablar, para bien o para mal The Walking Dead tiene a su público cautivo desde su estreno en el año 2010. Y es que cada episodio reaviva las expectativas de los espectadores.

Pero lo que no sabes es que detrás de cada escena, hay un gran grupo de profesionales de producción, posproducción, maquillaje, vestuarios, que trabajan en conjunto para hacer realidad la magia de esta gran creación. Ellos cuidan que todo se vea real, escalofriante y sobre todo original para sorprenderte con cada temporada. Acá te lo contamos todo.   

El rodaje de los episodios puede crear algunas molestias a los vecinos de la localidad donde se desarrolla la filmación; es por ello que los residentes afectados reciben un pago de 400 dólares mensuales, para resarcir el daño del exceso de ruido y los cierres de calle.

Por su parte Norman Reedus, el actor que da vida a Daryl, tiene un solo ojo en la vida real, pues el otro lo perdió en un accidente de tráfico en el año 2005, desde entonces usa un ojo de cristal para sustituir la ausencia.

Otro dato curioso es que la muerte del personaje de Sophia Peletier, la hija de Carol, no estaba en el guión original de la segunda temporada.  Madison Lintz, la actriz que interpreta este personaje, empezó a tener pesadillas con zombis y su psicólogo le recomendó dejar la serie porque si la continuaba podía llegar a sufrir traumas.

Al comienzo de la historia, el personaje de Rick Grimes pierde su mano derecha, pero se cambió en la serie porque el creador Robert Kirkman pensó que borrarle la mano digitalmente en todas las escenas representaría un costo muy elevado.

Una escena en particular para recordar es que los zombies no respiran, es por ello que durante una filmación en una noche muy fría, el equipo de postproducción tuvo que quitar digitalmente el aliento de vapor de agua que se les veía a los actores salir de la boca.

Finalmente antes de ofrecer la serie a la cadena AMC, los productores de The Walking Dead se la llevaron a HBO, quienes la rechazaron por considerarla demasiado violenta para su audiencia.