Victoria y David Beckham, una historia de amor como pocas

Juntos superaron terribles momentos, donde estuvieron cerca de separarse.

Victoria y David Beckham, una historia de amor como pocas
Victoria y David Beckham, una historia de amor como pocas

En aquellos días era difícil imaginar que la dupla conformada por Posh Spice, Victoria Adams y el destacado futbolista británico David Beckham, iba durar siquiera un año… y ya en pocos meses cumplirán más de una veintena juntos, como uno de los matrimonios más sólidos y envidiables de la farándula internacional.

Su amor superó muchos conflictos, que por poco los llevó a una inminente separación. Incluso en sus cuentas de Instagram -y en otras plataformas- no ocultan su aprecio y orgullo mutuo, al igual que su devoción por sus cuatro hijos: Brooklyn, Romeo, Cruz y Harper. Acá les dejamos varios hechos de su icónica relación, que podrían sorprenderlos.

Amor a primera vista

Eran sólo un par de jóvenes cuando se vieron en persona por primera vez. La reunión fue durante un partido de fútbol de caridad. David admitió muchas veces que se sintió flechado por la imagen y personalidad de Victoria.

Luego, solicitó a su manager que hiciera planes para verla a solas. Lo triste para el astro del balompié es que ella no tenía idea de quién era él. “Nunca estuve pendiente de nada relacionado al fútbol. No sabía sobre su carrera”, manifestó la cantante a un magazine británico.

Desde aquel momento comenzaron a salir y en 1998 anunciaron al mundo sobre su compromiso.

Matrimonio en apuros

Nunca hubo una declaración oficial, pero el rumor fue tan fuerte que se le considera cierto. Aparentemente David le fue infiel a Victoria con la relacionista pública, Rebecca Loos.

Esta profesional trabajaba en España, cuando el rubio formó parte del Real Madrid. En el 2004 Loos confesó: “Creamos un vínculo cuando lo conocí. Él es físicamente atractivo. No podíamos mantener nuestras manos quietas al estar tan cerca”.

La situación no impidió que los Beckham se mantuvieran firmes ante esas graves confesiones.

Gran salto en la moda

En un principio se burlaron de las aspiraciones de Victoria por incursionar en el mundo de la moda. Pero ella trabajó muy duro para hacer un nombre y estilo propio. Es ahora dueña de una marca respetada en el negocio.

Su línea de ropa obtuvo el reconocimiento como Diseñador del Año 2011 en Reino Unido, y es la principal fuente de ingresos de su familia. La artista pasó de ser una botinera y cantante estrella a una diseñadora muy chic.

En las buenas y malas

Vivir con condiciones médicas crónicas puede ser un desafío para el que las padece, y también para su cónyuge. Los Beckham se han apoyado durante sus altibajos de salud. David tiene un trastorno obsesivo-compulsivo, que lo obliga a controlar y organizar cosas u otros aspectos de su rutina diaria.

En cuanto a Victoria, ha tenido desde siempre problemas con el acné, su enfermedad de ovario poliquístico y trastornos de alimentación. En varias entrevistas dijeron que trabajan para gestionar y superar esos problemas, juntos como familia.

Trabajo y más trabajo

David se mostró muy franco en TV sobre ciertas cosas de su largo matrimonio: “Por supuesto que cometes errores con los años. Todos sabemos que el matrimonio es difícil y se trata de superarlo. Cada vez que nos enfrentamos a tiempos difíciles, hablamos mucho. Nos conocemos mejor que nadie".

También aclaró eso de que su relación con Victoria sea una “farsa”. “¿Permanecemos juntos porque creamos una marca? Por supuesto que no. Estamos juntos porque nos amamos. Porque tenemos cuatro hijos increíbles. Tuvimos que pasar momentos fuertes, pero siempre trabajamos en ello como una unidad, como una gran familia”, finalizó David.