¡Terror cinematográfico! A Chucky nadie lo quiere tener en casa

El escritor Don Mancini aprovechó sus conocimientos y habilidades para proyectar la saga del terrorífico muñeco, a pesar de no poseer un alto presupuesto económico.

¡Terror cinematográfico! A Chucky  nadie lo quiere tener en casa
¡Terror cinematográfico! A Chucky nadie lo quiere tener en casa

El rodaje de Child's Play se estrenó en Argentina como Chucky, el muñeco diabólico. La saga es un ícono del cine de terror más importante del siglo XX, aunque no todas sus películas fueron aceptadas por la audiencia.

El personaje diabólico debutó en el mundo del cine hace tres décadas y contó con un rodaje de poco presupuesto, pero la creatividad fue desbordante y la historia está convertida en una serie de televisión.

Chucky es un muñeco de terror que nadie quisiera tener jamás en su casa, pero que en la década de los 80 logró una importante asistencia a los cines de los Estados Unidos, luego de que el guionista Don Mancini, quien a sus 22 años de edad conocía muy bien la industria cinematográfica, puso en práctica todos sus conocimientos y estrategias para captar la atención de la audiencia.

Don Mancini relató que por cosas del destino visualizó por segunda vez un episodio de la serie The Twilight Zone. En ésta se hablaba de un ejército de juguetes asesinos y él se imaginó el personaje de Cucky, al tiempo que se inspiró en los muñecos de la franquicia Cabbage Patch Kids para crear su aspecto físico y principalmente su rostro. 

El escritor quería hacer una sátira oscura y saber cómo el marketing afecta a los niños. En la saga el primer amigo de Chucky fue Andy (Alex Vincent)

Los creadores de Chucky no contaban con un gran presupuesto para realizar la película y que ésta calara en la audiencia, porque además no poseían un elenco de peso, ya que se trataba de una pequeña producción y podía ser una película más, pero los éxitos sorprendieron y Chucky llegó a un público bastante amplio.

Uno de los que apostó al éxito de Chucky fue su director Tom Holland, quien había trabajado en el trascámara de Noche de espanto, el año anterior al lanzamiento del muñeco maléfico. Con este proyecto, Holland consolidaría su carrera.

En el rodaje del muñeco diabólico hubo muchos debutantes, pero cargados de entusiasmo y conscientes de sus limitaciones.

La película fue grabada en California y se desarrolla en el departamento donde residen sus protagonistas Andy y Karen; sin embargo, en la ficción la historia acontece en Chicago, Estados Unidos.