Ryan Murphy revolucionó una generación con la producción de Glee

El productor, guionista, director de cine y de televisión vivió una experiencia totalmente diferente al trabajar con adolescentes. 

Ryan Murphy revolucionó una generación con la producción de Glee
Ryan Murphy revolucionó una generación con la producción de Glee

Una de las producciones por la que es conocido Ryan Murphy es la serie Glee, calificada por muchos como dulce y llena de música para adolescentes. El productor, guionista, director de cine y de televisión también está detrás de destacados largometrajes que brillan en la pantalla chica.

Lo llaman el rey Midas de la televisión moderna. Scream Queens, American Horror Story, The People v. O.J. Simpson son tres series que lo hicieron merecedor de premios. 

El recorrido de Murphy es evidente. Desde Nip-Tuck hasta The Normal Heart el  éxito le sonríe, pero ninguno es comparable con el logro de Glee, que llegó a la pantalla en 2009 revolucionando toda una generación.

Inesperadamente Murphy y los protagonistas de Glee se convirtieron en estrellas de rock, lo cual para Ryan dejó cosas buenas y malas, según reveló en una entrevista ofrecida a Entertainment Weekly.

"Fue el mejor y el peor momento de mi vida. El éxito conseguido con un producto que casi no llega a ver la luz fue increíble, pero también trajo mucha presión. En el elenco había demasiada gente besándose entre sí y cortando relaciones", reveló el productor.

Asimismo, agregó que "fue un ejercicio muy fuerte de paternidad simulada, la verdad. Y mi mayor error fue hacer todo demasiado personal. Amábamos el proyecto, por lo que estábamos todo el tiempo juntos y lo disfrutábamos. Salíamos a comer y otras actividades, con lo cual la línea entre jefe y empleado muchas veces se desvanecía. Eso nunca está bien". 

Trabajar con jóvenes es un desafío y más cuando la cantidad es significativa, lo que para Rayn fue un un reto, pero nada se compara cuando el actor se percató de que Cory Monteith comenzó a consumir sustancias psicotrópicas y estupefacientes.

Sin dudarlo, fue él la primera persona que le brindó apoyo y lo conminó a acudir a un centro de rehabilitación; sin embargo, en el año 2013 Monteith falleció en medio de una sobredosis de droga.

"Fue lo más duro que sentí en mi vida, fue como perder a un hijo. Todavía recuerdo las últimas palabras que me dijo, estaba filmando The Normal Heart y Cory vino a visitar junto a Lea Michelle, que en ese momento era su pareja. Me abrazó y me dijo 'gracias por todo lo que hiciste para que me sienta mejor'. Lo próximo que supe fue que había muerto", reveló.