Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Joven muere por picadura de un pez araña mientras buceaba

El menor de 16 años practicaba esnórquel cuando sufrió un shock anafiláctico tras el ataque del animal.

Joven muere por picadura de un pez araña mientras buceaba
Joven muere por picadura de un pez araña mientras buceaba

Una visita al mar se convirtió en pesadilla para una familia. Y es que un joven de 16 años falleció días atrás mientras practicaba esnórquel en la playa grande de Platja d'Aro, en Girona.

Según la información dada a conocer por sus padres, el menor habría sufrido la picadura de un pez araña, denominado como Trachinus araneus, mientras buceaba.  Algo que le generó el shock anafiláctico que produjo su muerte.

Luego de no ver a su hijo por un largo rato, la familia alertó a los socorristas, quienes activaron la emergencia por el joven desaparecido. Finalmente fueron unos bañistas quienes lo localizaron. 

El joven fue trasladado a la arena y allí intentaron reanimarlo, sin suerte. Una pequeña herida de entre 2 y 3 milímetros ubicada en la tráquea del menor, cerca de la nuez, al igual que unas marcas en su rostro, despertaron las sospechas tanto a los investigadores como a los padres de que no se trató de un ahogamiento típico.

Hasta el momento, todo apuntaría a una muerte por “shock” anafiláctico por la reacción a una toxina. Sin embargo, aún se aguardan los resultados de las pruebas toxicológicas enviadas al Instituto Nacional de Toxicología en Barcelona tras la autopsia del cuerpo.

Los padres, además, contaron que tienen en su poder la cámara con la que el adolescente se estaba filmando bajo el agua. Y, según detallaron, su hijo  hacía esnórquel “cuando encontró una medusa a 100 metros de la playa que le llevó hasta un pez extraño y muy colorido y con cara de inofensivo, solo lo pudo filmar 30 segundos a distancia, en el último segundo desapareció y le hizo un pellizco mortal instantáneo en la mandíbula”.

El pez araña, que puede llegar a medir medio metro, vive semienterrado en fondos arenosos y sólo deja al descubierto los ojos y la primera de las dos aletas dorsales que posee, formada por seis o siete radios duros de color negro conectados a una glándula de veneno. Su toxina normalmente causa sensación de ardor e intenso dolor que se calma con agua caliente, aunque también puede ocasionar mareos, nauseas, pérdida de consciencia e incluso la muerte por "shock" anafiláctico.