La intensa vida amorosa de Johnny Depp (Parte 1)

El actor es uno de los más codiciados en Hollywood, por lo que muchos lo catalogan como un "mujeriego empedernido".

La concurrida vida amorosa de Johnny Depp (Parte 1)
La concurrida vida amorosa de Johnny Depp (Parte 1)

La vida amorosa de Johnny Depp no es tan misteriosa como el resto de los aspectos de su existencia. El conocido actor ha estado casado dos veces y ambas relaciones han finalizado con un divorcio.

La primera mujer en la vida de Depp fue Lori Anne Allison, con quien contrajo nupcias en el año 1983, separándose apenas al segundo año de matrimonio.

Para ese momento Johnny tenía 20 años de edad, pero eso no evitó que se enamorara muy profundamente de esta chica que también hacía vida en Hollywood como maquilladora.

Se casaron en Nochebuena de 1983 para hacer aún más memorable su día especial, luego de su separación no hubo rencillas ni malos momentos, más bien ambos continuaron siendo buenos amigos durante algún tiempo.

Para 1986, Johnny encontró un nuevo amor con Sherilyn Fenn, quien ya había acumulado un poco de fama gracias a su aparición en Twin Peaks y luego en la misma serie de televisión que él, llamada Nuevos Policías.

Pasaron dos años juntos pero en 1988 se dieron cuenta de que sus destinos y carreras no iban bien juntos, por lo que decidieron romper su compromiso.

En 1989 tuvo una breve relación que no llegó a nada con la actriz y protagonista de Dirty Dancing, Jennifer Grey. Este mismo año, Depp conoció a quien se comenta es y será por siempre el amor de su vida, Winona Ryder.

Mantuvieron su relación durante cuatro años y comenzaron a estar juntos cuando ella apenas tenía 17 años de edad. Se conocieron en el estreno de Gran Bola de Fuego y se reencontraron en el set de grabación de Edward Manos de Tijeras.

A pesar de que Depp fue su primera pareja sexual y que compartieron muchos recuerdos y lindos momentos, se separaron por decisión de ambos aunque Winona admite que la principal razón es que era demasiado joven para él.

De hecho, el actor se tatuó la frase “Winona Forever” en el brazo para siempre recordarla.