Los hijos de Sean Penn también coquetean con el mundo del cine

Su descendiente menor, fruto de su relación con Robin Wright, intenta superar su adicción a las drogas.

Los hijos de Sean Penn también coquetean con el mundo del cine
Los hijos de Sean Penn también coquetean con el mundo del cine

Los hijos de los famosos siempre son noticia y muchas veces se hacen muy populares. Por lo general, cuando hay padres afamados en casa sus descendientes siempre están en la mira de los medios de comunicación.

Después de tener un matrimonio consolidado por más de dos décadas, en el año 2010 los actores Sean Penn y Robin Wright acordaron terminar con su relación, de la cual nacieron dos descendientes que conquistan la fama: Dylan Frances y Hopper.

La separación de sus padres no fue fácil de enfrentar para Dylan Frances y Hopper. Este último dijo haberse enfadado por el hecho de que sus padres se dejaran, luego hayan vuelto y finalmente se desunieran de nuevo.

“Yo pensaba que tenían que tomar una decisión", señaló Hopper Penn en una entrevista.

La vida de Hopper, quien actualmente tiene 24 años de edad, no ha sido fácil.  Diez años atrás afrontó las discrepancias que comenzaron a relucir entre sus padres.  En esa época el muchacho se metió en el oscuro mundo de las drogas y la adversidad tocó su puerta cuando a los 17 años sufrió un grave accidente.

La vida le dio una nueva oportunidad y el joven siguió adelante. Trabajó como modelo, incluso en algunas pasarelas coincidió con su hermana. Luego, en Nueva York dictó clases de interpretación, al tiempo que dio sus primeros pasos en el cine y participó, al lado de su progenitor, en el filme Diré tu nombre, junto a Charlize Theron (entonces pareja de Sean Penn).

En abril de 2018, Hopper fue aprehendido junto a su novia, la actriz Uma von Wittkamp, cuando manejaba bajos los efectos de las drogas. Salió en libertad, tras permanecer arrestado unos días, y actualmente espera rehabilitarse y dejar atrás el mundo de los estupefacientes. 

La hermana de Hopper también coquetea con el mundo del cine, después de destacar en el modelaje. Su primer proyecto en pantalla fue la película Condemned, aunque su inclinación está detrás de las cámaras, ya que su meta es dirigir sus propias películas.

En muchas ocasiones, Sean Penn se ha referido a sus hijos y asegura que a ambos les va muy bien, al tiempo que los califica como personas extraordinarias, aún cuando el hecho de que trabajen en la industria del cine, no sea una idea que le agrade del todo. Sin embargo, afirma que respalda todo lo que hacen, siempre y cuando ellos estén juntos, felices y sanos.

Sean dejó entrever que una de las razones que desencadenó el divorcio con Robin Wright es que no compartían  las mismas opiniones éticas sobre la crianza de Dylan Frances y Hopper, ni siquiera en su edad adulta.