Espiá la película de terror que llevó a terapia a Dakota Johnson

Suspiria es el nombre del nuevo film que protagoniza la actriz, el cual será estrenado en noviembre de este año.

Espiá la película de terror que llevó a terapia a Dakota Johnson
Espiá la película de terror que llevó a terapia a Dakota Johnson

Dakota Johnson es conocida por su participación en la trilogía cinematográfica Cincuentas Sombras de Grey, un film erótico y romántico.

A Johson también la hemos visto en películas de drama, ficción, acción y comedia, como Locos en Alabama, Pacto criminal, Cómo ser soltera y Comando especial, pero nunca en un largometraje de terror.

Sin embargo, siempre hay una primera vez. La actriz estadounidense estuvo grabando para la película de terror Suspiria, la cual está dirigida por Luca Guadagino. El film es un remake del largometraje de 1977 de Dario Argento, llamada Alarido.

Johnson interpreta en el film a Susie Bannion, quien es una bailarina que hace un viaje a Friburgo, Alemania, para ingresar en una de las academias de danza más prestigiosas del mundo. Sin embargo, empieza a darse cuenta que en la prestigiosa escuela pasan cosas terroríficas, pues asesinaron a una de las alumnas el día que se incorporó a las clases. 

A Johnson la acompañan como protagonistas las actrices Tilda Swinton, en el papel de Madame Blac; Chloë Grace Moretz interpretando a Patricia Hingle; Mia Goth como Sara y Jessica Harpercomo Anke. El film además fue escrito por David Kajganich y la música de la película fue realizada por Thom Yorke, vocalista de la banda británica Radiohead.

El rodaje del film, el cual tiene planeado estrenarse el 2 de noviembre de este año, se realizó en Italia. Comenzó en octubre de 2016 y la ubicación de la academia de baile es el Grand Hotel Campo dei Fiori. Otro lugar de grabación es el Palazzo Estense y sus jardines.

Johson confesó no haberse sentido tan cómoda grabando estas escenas, pues de verdad las ambientaciones eran realmente tenebrosas. “Estábamos en un hotel abandonado en la cumbre de una montaña. Tenía 30 postes de teléfono en el tejado, así que la electricidad se podía sentir en todo el edificio y todo el mundo estaba temblando”, señaló la actriz en una conversación con la revista Elle.

La estadounidense debió cambiar su color de cabello para su actuación en el film. Y no solo eso, tuvo que acudir a terapia tras las grabaciones, pues la trama de la película le resultó realmente espeluznante. “Me dejó tan jodida que tuve que ir a terapia”, expresó la actriz.