La complicada vida de Flea, bajista de Red Hot Chili Peppers: “Estuve involucrado en abuso de sustancias desde que nací”

El músico entró en el mundo de las drogas con apenas 11 años de edad.

La complicada vida de Flea, bajista de Red Hot Chili Peppers: “Estuve involucrado en abuso de sustancias desde que nací”
La complicada vida de Flea, bajista de Red Hot Chili Peppers: “Estuve involucrado en abuso de sustancias desde que nací”

Flea, el famoso bajista de la agrupación Red Hot Chili Peppers (RHCP), se sinceró con la revista Time sobre su complicada adicción a las drogas, y el largo camino que continúa transitando para ser una persona más sana y estable.

“Siempre estuve involucrado en el abuso de sustancias desde que nací. Las personas adultas que estuvieron en mi vida, usaban drogas para enfrentar sus problemas. Es decir, el alcohol y las drogas estaban en cualquier parte, por donde mirara”, relató el artista de 55 años, cuyo verdadero nombre es Michael Peter Balzary.

Añadió que empezó a fumar marihuana a la corta edad de 11 años, y desde aquel momento su adolescencia se vinculó a ese mundo oscuro, siguiendo así en sus veinte.

“Tomaba drogas para calmar mi ansiedad. Llegué a los 30 y vi cómo tres compañeros murieron por sobredosis. Eso y el convertirme en padre me inspiró a salir del hábito”, destacó el norteamericano.

Justo cuando pensó que había encontrado una razón para mantenerse sobrio, tuvo una fuerte lesión en el brazo mientras practicaba snowboard, que requirió cirugía y un posterior tratamiento con analgésicos.

“Mi médico me dio drogas por dos meses. Era una gran dosis. Reprimió mi dolor físico y mis emociones. Entré en depresión. También eliminó mi espíritu creativo. Opté por dejar de tomarlos, porque odiaba en lo que me estaba convirtiendo”, señaló Flea.

Su experiencia lo obligó a impulsar una campaña para que se monitoree y controle la prescripción de opioides, ya que eso le puede pasar a cualquier persona, sin importar su edad, raza, o profesión.

“Personas perfectamente cuerdas pueden volverse adictas a esos medicamentos, y terminan muertas poco después. A la adicción no le importa saber quién eres tú. Es una enfermedad cruel y es necesario que la comunidad médica y el Gobierno ayuden a quienes los necesitan”, opinó el músico.