Charlie Chaplin: sus mejores cinco producciones cinematográficas

El comediante tenía el don para hacer reír con facilidad, así como dar un mensaje contundente de situaciones irregulares en su época.

Charlie Chaplin: sus mejores cinco producciones cinematográficas
Charlie Chaplin: sus mejores cinco producciones cinematográficas

El actor, cómico, guionista y genio artístico Charlie Chaplin se consolidó como toda una leyenda de Hollywood, por los detalles que imprimía a cada proyecto en sus manos. Sus películas son algunas de las más hilarantes y entretenidas jamás realizadas.

Chaplin fue un verdadero autor como pocos... imitado cientos de veces pero nunca igualado. He aquí su top cinco de grandes producciones junto con varios clips divertidos, para quienes no han tenido la oportunidad de disfrutar su arte. Es un abreboca de la cátedra que exhibió en su época dorada.

The Kid (1921)

La primera película de Chaplin como director, también es una de sus mejores y más tristes. Una oda a la pobreza de los años veinte. El personaje de Chaplin, un vagabundo, vivía en una choza. Por lo general comía de la basura y no le importaba lo que ocurriera en el mundo, hasta que decidió cuidar a un bebé abandonado por su madre rica.

El vagabundo llamó al niño John, y con los años se transformó en una figura paterna para él. Al enterarse servicios infantiles de que un niño era criado por un vagabundo, y se acercaron para llevárselo a un orfanato. El film es genial y desgarrador.

The Great Dictator (1940)

Una película hecha cuando Estados Unidos no estaba en guerra con la Alemania nazi. El primer discurso de Chaplin fue una gran condena a Adolf HitlerBenito Mussolini, al fascismo, al antisemitismo y al partido Nazi.

Fue su producción de mayor éxito financiero. Se aprovechó de su peculiar bigote, para caracterizar a Hitler, inyectándole a su trabajo risas y dolor. Jugó dos papeles, primero como el dictador Adenoid Hynkel del país Tomainia, y luego como su doppelgänger, un barbero judío que salvó la vida de un oficial de alto rango del régimen dictador.

En los minutos finales de la trama, vimos al doppelgänger vestido como Hynkel haciendo una intervención memorable y atemporal. Causó impacto su contenido, y el escuchar claramente a Chaplin, quien nunca decía nada a la audiencia, sino a través de sus acciones.

The Gold Rush (1925)

Tuvo momentos inolvidables y divertidos. Actuó como el pequeño vagabundo que vivía en una choza cerca de un precipicio, hasta que se quedó sin hogar por una tormenta de viento. 

Su famoso baile con rollos de pan fue tan popular, que el público exigía a los proyectores en las salas de cine detener la película y regresarla a ese punto para verlo nuevamente.

Modern Times (1936)

En ese film el pequeño vagabundo fue un trabajador en una cinta transportadora de relojería. Debía someterse a ciertas exigencias de la vida moderna. 

Después de una serie de desafortunados eventos, donde lo despidieron, arrestaron y liberaron como héroe, vuelve a quedar sin sustento. En cierto punto, el vagabundo incita a una masa trabajadora a ir a huelga.  

En ese proceso, obtiene empleo como vigilante en una tienda departamental. Fue una de las secuencias más impresionantes de su carrera, en una película cargada de humor físico.

City Lights (1931)

Resume el espíritu de su personaje como vagabundo, al intentar tener lo que el mundo no le permite. Se enamora de una niña ciega, a quien no le dice que está desamparado. 

Luego se hace amigo de un millonario alcohólico, que le da lo que le pide mientras está ebrio. Suceden tantas anécdotas que se le considera la pieza más asombrosa de su extenso currículo, y una que vale la pena disfrutar.