Bruce Lee daba clases de wing chun kung-fú en garajes abandonados

El actor no tenía amigos y comenzó a asistir a una serie de encuentros de una comunidad chin, donde algunos practicaban kung fu y otros estilos.

Bruce Lee daba clases de wing chun kung-fú en garajes abandonados
Bruce Lee daba clases de wing chun kung-fú en garajes abandonados

Bruce Lee, quien fuera el legendario maestro de artes marciales, actor, cineasta, filósofo y escritor estadounidense de origen chino, estudió en la Universidad desde 1961 a 1964, época en la que el tiempo libre que le quedaba lo invertía realizando trabajos a destajos en restaurantes o periódicos.

Luego, Lee renunció a sus estudios y a sus empleos temporales para dedicarse por completo a dar clases de wing chun kung-fú en una pequeña habitación, sin ventanas, que eventualmente le cedía Ruby Chow. 

Otro espacio en el que Lee realizaba estas prácticas eran parques públicos y en abandonados garajes, los días sábados.

En los garajes Lee colocaba un muñeco de madera y un saco para entrenar debidamente y enseñar a sus alumnos, siempre y cuando el tiempo y las circunstancias se lo permitieran, pero algunos vecinos cercanos se quejaban del ruido que se producía durante las clases, por lo que tuvo que dejar de seguir enseñando estas técnicas para evitar mayores problemas.

Bruce Lee era solitario, no tenía amigos. En una oportunidad comenzó a asistir a una serie de encuentros de una comunidad china donde algunos practicaban kung fu y otros estilos, en los que el uso de las piernas era una de las primeras opciones.

Lee desconocía de esta técnica, ya que el wing chun se practicaba con piernas a nivel bajo. En uno de esos encuentros los presentes decidieron hacer una demostración para que Lee conociera de esta práctica y es ahí cuando conoció a quien más adelante se convirtió en uno de sus mejores amigos en la ciudad de Seattle, Jesse Glover.

Jesse era un estudioso de las artes marciales. El tema le interesaba y había hecho judo, pero al conocer a Lee deseó entrenar con éste. 

Bruce se motivó a la propuesta y decidió enseñarlo. El primer combate de entrenamiento fue en el área del comedor del apartamento de Jesse, a quien Lee le exigió que hablara sobre todo lo que él sabía de kung fu.

En ese encuentro Jesse confesó que nunca había entrenado kung fu con un experto, y que todos los conocimientos que tenía sobre esta práctica los había adquirido a través de la lectura del libro de James Yimm Lee.