A Brad Pitt no le cuesta transformarse si su papel lo requiere

El actor se limó los dientes para darle vida a Tyler Durden en El Club de la Pelea.

A Brad Pitt no le cuesta transformarse si su papel lo requiere
A Brad Pitt no le cuesta transformarse si su papel lo requiere

Además de representar un reto, darle vida a un personaje en el cine muchas veces es riesgoso. Por eso se usan los dobles, sobre todo en los filme de acción.

Hay casos donde además interpretar determinado rol implica cambios físicos en los actores o hacer cosas fuera de lo común para que el personaje se vea lo más real posible.

Estas transformaciones dicen mucho del profesionalismo de un actor, ya que es capaz de hacer cualquier cosa con tal de garantizar una buena historia y que el público quede complacido.

El actor estadounidense Brat Pitt es un ejemplo de ello, pues en 1999 se limó los dientes para darle vida a Tyler Durden en la película satírica El Club de la Pelea, donde representaba a un vendedor de jabón.  Tras culminar el rodaje, Pitt visitó un odontólogo para que le arreglara de nuevo su dentadura.

Otra muestra de lo importante que es para Pitt cuando tiene la responsabilidad de protagonizar una película lo demostró al interpretar a Jeffrey Goines en Twelve Moneys (Doce monos).

Goines era un paciente negado al consumismo que vivía obsesionado con los derechos de los animales. El actor americano estuvo dos días enteros en un centro psiquiátrico de Filadelfia. Tras ese papel se hizo acreedor de un Globo de Oro.

Brad tampoco ha escapado de los riesgos que se corre delante de las cámaras, sobre todo cuando hay escenas de violencia, peleas, batallas, etc. Y es que cuando Pitt interpretó al héroe Aquiles en el filme Troya se lastimó el talón mientras grababa una escena de acción y cojeó varios meses.

Para muchos este hecho fue de gran curiosidad, a propósito de que según la mitología griega,  cuando Aquiles vino al mundo, su progenitora Tetis lo agarró del talón y lo bañó en el río Estigia para hacerlo inmortal, pero su talón nunca tocó las aguas y de allí que quedó vulnerable por ese lado de su cuerpo.

A propósito de esa versión, la frase el talón de Aquiles se utiliza para hacer referencia al punto débil o frágil de una persona.

Durante la filmación de esta película, Brad Pitt también dejó de fumar y antes de comenzar el rodaje sumó diez kilo a su masa muscular.

Otra eventualidad ocurrió en el rodaje de Seven, donde Brad se fracturó el brazo perolas grabaciones continuaron y la lesión se sumó al guion.