Aprendé cómo cuidar tus manos y lucir menos edad

Si las tenés ásperas, desgastadas y secas aparentarás más edad.

Aprendé cómo cuidar tus manos y lucir menos edad
Aprendé cómo cuidar tus manos y lucir menos edad

Ni teniendo el mejor maquillaje ni el mejor vestidos lograrás ocultar unas manos descuidadas, que en una celebración especial como bodas o bautizos podrían arruinarlo todo. Por eso cada vez más son quienes apuestan a su cuidado indistintamente si son hombres o mujeres.

Este efecto puede ser todavía mejor si se incorpora el cuidado de las uñas con las cutículas muy bien cortadas. Por eso las manos son la otra tarjeta de presentación de toda persona.

Del resto de las partes del cuerpo, las manos son de las que están más expuestas. En ellas impacta el clima y hasta los productos y sustancias que manipulamos en nuestro día a día empezando por el agua, blanqueadores, detergentes, jabones, entre otros.

Las manos reflejan no solo la edad, sino también la vida que llevas y hasta dicen mucho de tu imagen. Una de las áreas más golpeadas de las manos es el dorso, que está cubierto por una fina epidermis que suele ser la más afectada por todos estos factores externos, mientras que la palma tiende a ser mucho más resistente al ser más gruesa y espesa.

Estos agentes externos a los que son expuestas las manos pueden generar desde resequedad, inflamación, enrojecimiento, fisuras y hasta envejecimiento cutáneo lo que darán una apariencia de manos secas y ásperas. De allí que es importante poder protegerlas mediante la utilización de productos hidratantes, ya que su hidratación es tan importante a la del rostro.

Por ejemplo, durante todo el año es aconsejable utilizar cremas de manos porque solo estando hidratadas podrás hacer frente a agentes como el frío y el sol.  Durante la época de frío lo más aconsejable es cubrirlas con guantes para garantizar la mayor protección y también evitar el contacto con agentes irritantes de limpieza con altos concentrados de químicos que terminan impactando su salud y apariencia. Además, hay que exfoliarlas por lo menos una vez a la semana.