Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

La historia de amor de la princesa Marta Luisa de Noruega y el chamán de moda en Hollywood

La primogénita de los reyes Harald y Sonia confiesa en Vanity Fair qué le enamoró de Durek Verret, el elegido de estrellas como Gwyneth Paltrow.

La historia de amor de la princesa Marta Luisa de Noruega y el chamán de moda en Hollywood
La historia de amor de la princesa Marta Luisa de Noruega y el chamán de moda en Hollywood

La princesa Marta Luisa y su pareja, el chamán Durek Verrett, dan todos los detalles sobre su relación, que ya dura un año, y la espiritualidad que les unió en una entrevista que han concedido a la revista Vanity Fair para su primer número de 2021.

La suya es una historia peculiar, la de dos personas con vidas totalmente distintas que finalmente se encontraron después de pasar por infinidad de contratiempos y dificultades: un coma, detenciones juveniles, divorcios y una vida marcada por la obligación de cumplir con lo que conlleva ser la hija primogénita de un rey, Harald de Noruega.

De un palacio a las calles de Foster City. De vivir con el peso de ser la hija mayor del soberano de los noruegos a encontrar por fin un amor tan verdadero como de otro mundo.

Cuarta en la línea de sucesión al trono, la princesa desvela que nunca se sintió miembro de la realeza. Su carácter espiritual y sensible le hizo retraerse en su adolescencia, llegando a pensar que nunca encontraría a nadie que le entendiera ni conquistara su corazón.

"Estás loca, él nunca llegará", se decía a sí misma. Pero en 2002 se casó con el escritor Ari Behn (quien se quitó la vida hace un año, el día de Navidad), con quien tuvo tres hijas.

El matrimonio duró 15 años. La pareja se divorció en 2017 y Marta Luisa no volvió a encontrar el amor hasta dos años después.

Durek es el gurú más famoso y solicitado de Hollywood. En su cartera de clientes célebres figuran los actores Chris Pine, Selma Blair o Rosario Dawson. También Gwyneth Paltrow, la 'reina' del marketing espiritual, y a la que el chamán llama "su alma gemela".

Fuente: diariodesevilla.es