Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Verónica Lozano: "El feminismo era absolutamente necesario, es la prueba de que juntas podemos más"

La conductora arranca hoy a las 14.30 su segunda temporada en Cortá por Lozano y habló con Ciudad sobre su pareja, la maternidad y más.

Entrevista exclusiva con Verónica Lozano: mirá el video

Una nueva temporada de Cortá por Lozano comienza hoy a las 14.30 por Telefe y, en ese marco, su conductora recibe a Ciudad, relajada y abierta al diálogo en un coqueto bar de San Isidro.

Estuvo durante diez años a la cabeza de AM con Leo Montero, pero en 2017 Vero Lozano (47) se lanzó a la conducción en soledad y reconoce estar encantada.

A dos años de los 50, desnuda sus secretos de belleza, habla de su pareja con Jorge "Corcho" Rodríguez (58), la maternidad, el feminismo y más.

"No muestro mucho de mi pareja en las redes. Es como una manera de decir 'hasta acá'. Me funciona.¿Por qué se habló de crisis? Porque de algo hay que hablar. Y también como no nos fuimos a Uruguay de vacaciones y hubo una fiesta y supusieron que él estaba de fiesta... Igual, la novela era divertida, pero se las cagué".

-¿Cómo te preparás para la segunda temporada de tu programa, que ahora irá de lunes a viernes a las 14.30 por Telefe?

-Estoy entre contenta y nerviosa, es un gran desafío pero estoy muy entusiasmada. Por el horario, va a haber más refuerzo de actualidad y la idea es encontrar debates también, sobre todo con testimonios en primera persona. En cuanto a los entrevistados, van a pasar por el diván y habrá secciones nuevas, tests nuevos para "evaluar al paciente".

-Hay nuevas incorporaciones y panelistas. ¿Podés definirnos a cada uno de ellos?

-Mauro Szeta es el "chacal" número uno; de Connie Ansaldi me gusta su mirada, el Connieland, su universo, con sus redes y demás. Además, es íntima de Marce, ja, ja, ja. Nicole Neumann me encanta, entró como por un oportunismo porque fue en el momento de su separación de Cubero y su pelea con Pampita, pero se ganó su lugar, se la juega, opina de lo que le preguntás, es mamá de tres chicas, ¡ahora esta en nueva soltería! Paola Juárez tiene la mirada política, más dura. Nos da los datos. Juan Cruz Sanz es uno de los nuevos, me lo propusieron en Kuarzo (la productora del programa) y me pareció también una buena incorporación, al igual que Mariela Fernández a quien veía siempre en C5N, en Bendita y me gustan su voz y su testimonio. Se fueron Lío Pecoraro y el Dr. Diego Martínez, no porque no los necesitáramos, sino por la dinámica del programa. 

-Otra de las secciones de las que se habla mucho es la tuya con el invitado en el diván, ¿cuál es el secreto para que funcione y los protagonistas se larguen a hablar?

-Con la ayuda de los chicos de producción, tiramos muchos delirios, hacemos brainstorming. Me gusta que sea un espacio donde el invitado se sienta cómodo, nunca hacerle bullying y, como en esas terapias en las que sí o sí algo sale, sacar un título, una declaración. La magia se produce cuando el invitado se entrega y te "devuelve" permanentemente. Ahí se hace mucho más agradable.

-Revelanos una clave que uses y que nunca te falle a la hora de generar empatía en una entrevista.

-Poner fotos lindas en el informe, cuidar al invitado, la recepción del productor, darle un cafecito, dejarlo comunicar lo que quiera. Y después la empatía se genera pidiendo permiso de a poco, avanzando y viendo hasta dónde el otro te deja o no. Tengo incorporadas estas técnicas como psicóloga.

-¿Cómo vivís esto de estar sola al mando del programa luego de diez años de "doble comando" junto a Leo Montero en AM?

-Está bueno. Al principio me dio mucho vértigo, es una responsabilidad grande y a la vez como más fácil. Es curioso pero compartir la conducción es ir frenando todo el tiempo, consultar al compañero porque hay que ser democrático o estar al tanto de que se luzca uno y el otro, saber callar para que el otro hable. Entonces lo veo como más sencillo. Ahora cuando te querés tomar un día o dos es más complicado. Al principio lo extrañé mucho a Leo y hay momentos en los que todavía lo extraño, porque fue un excelente compañero, amigo y dupla. Pero me gusta este camino de la conducción sola, me encanta.

-Competís no sólo con Jorge Rial y el clásico Intrusos sino también con otras tres mujeres en la franja como Mariana Fabbiani (El diario de Mariana por eltrece), Maju Lozano (Todas las tardes por elnueve) y Pamela David (Pamela a la tarde por América). ¿Qué te parece este momento de las conductoras fuertes en la televisión?

-Está buenísimo. Y ahora Rial es "una gran mujer", ja, ja, ja. No, en serio. Lo veo muy bien. Es un espacio de mucha responsabilidad para las mujeres, en las instancias que estamos atravesando de violencia de género, Ni una menos, y me parece que está bueno ese lugar, para sostenerlo y para que haya voces femeninas para comunicar, decir lo que haya que decir.

-¿Qué opinás del auge del movimiento feminista?

-Me gusta. Me parece que era absolutamente necesario, que es la prueba de que juntas podemos mucho más. Si hablamos de violencia, había que ponerle un basta a los femicidios, abusos, acosos laborales y abusos de poder. Se está viendo en la tele y otros ámbitos, y me parece que cuando se ve en la tele, eso abre el espacio para el debate, para las charlas cotidianas con los hijos, los amigos y en el laburo.

-Tu Instagram es muy divertido, allí vemos muchas fotos y videos con tu hija Antonia (8), pero pocas con Corcho. ¿Es una decisión no mostrarse ahí?

-No muestro mucho de mi pareja, desde épocas en las que no había redes tampoco. Quizá sí nos han sacado a la salida de un restaurant, en algún evento. Es como una manera de decir "hasta acá". Me funciona. No es consciente.

-¿Son de sacarse fotos aunque no las suban?

-¡Desnudos! Ja, ja, ja. Sí, tenemos fotos juntos. Igual a él le gusta sacar, anda todo el tiempo sacando fotos con su cámara. Le gusta el rollo, revelar. Para algunas cosas puntuales como el Día del Padre o cumpleaños, sí subo. En las historias sí hay mucho material. 

-¿Por qué creés que se habló de crisis entre ustedes este año?

-Porque de algo hay que hablar. Y también como no nos fuimos a Uruguay de vacaciones y hubo una fiesta y supusieron que él estaba de fiesta... Igual, la novela era divertida, pero se las cagué.

-Ya llevan más de una década juntos, ¿festejan cada aniversario?

-Este año cumplimos 11 años, pero no somos de festejar. Él es más romántico que yo, es de mandar flores, ya sabemos... ¡a Susana le mandaba flores, ja, ja, ja!

-¡Amarillas, a vos no, entonces!

-Ja, ja, no. Igual en casa tenemos muchas flores amarillas, de hecho se llama Yellow Rose. Él a lo mejor cae con flores o manda un ramo. A mí me gusta algo más silvestre, como un popurrí o alguna orquídea así me dura. Ya que te ponés en gastos, que me dure.

-Según lo que conocemos de vos, estás más en otros detalles, como preparar algo rico para comer...

-Sí. Yo preparo la comida de la noche, me gusta cocinar. Te puedo hacer una pizza amasada, unos fideos, a Jorge puntualmente le gusta mucho el risotto, así que también suelo hacer.

"Es curioso pero compartir la conducción es ir frenando todo el tiempo, consultar al compañero porque hay que ser democrático o estar al tanto de que se luzca uno y el otro, saber callar para que el otro hable. Ahora siento que me gusta este camino de la conducción sola, me encanta".

-Hace tiempo decidiste que te querías quedar con una única hija. ¿Cómo vivís su crianza?

-Estoy perfecta con una sola hija, además tiene dos hermanos más grandes por parte de Jorge, Iara y Juan. Es la experiencia que me toca a mí, no sé cómo sería de otro modo y ella tampoco lo va a saber. Ya tengo 47 años y bancarme el "pañalerío" y eso, no tengo ganas. Me parece que está bien y que también hay un momento en el que hay que ser honesta con los deseos y realmente no tenía ganas de tener otro hijo. A veces suena medio violento cuando me escucho y digo "ay, pero aquel que quiere tener más y yo diciendo esto...". Pero a mí me parece que con la llegada de Antonia está muy bien.

-¿Cómo la ves a ella y a los chicos de su edad?

-La veo enorme, divina, está como "desbordada". Se dan cuenta de absolutamente todo. Son seres superiores, absolutamente y hay que estar preparado para ese ritmo vertiginoso. Ella todavía no tiene redes y me pregunta "¿cuándo voy a poder?". Ahora, cada vez que yo subo un videíto a mis redes siempre se lo consulto y lo charlamos. Teléfono tampoco tiene, por ahora, calculo que será más adelante. 

-¿Ya te ha pasado de verte reflejada en algún comportamiento que tu mamá tenía con vos?

-¡Sí! El otro día me encontré diciendo "estoy todo el día levantando tus cosas" y dije "¡ay, qué horror! Esto lo decía mi mamá y yo decía 'qué imbécil'". Eso, los cuidados... Antes pasaba con las horas de televisión y ahora son horas de dispositivos. El tema de irse a dormir, bañarse, lavarse los dientes. 

-¿Es verdad que creés objetivamente que Jorge es mejor padre que vos?

-A veces soy muy drástica y dramática, por eso digo esas cosas. El tema es que lo observo a él y lo veo tan buen papá que si habría un "medidor", creo que ganaría.

-¿Vos sos más rígida?

-No sé si rígida, pero al estar más horas con ella tengo menos paciencia. Ella me boludea más a mí que a él, me tiene el ritmo sacado. Entonces lo que dice él es como lo más. Ahí yo voy y le digo "¡falsa!", ja, ja, ja.

-En un par de años vas a cambiar de década. ¿Tenés rollo con la edad?

-Digo mi edad siempre, tengo 47 y ahora cumplo 48. Aunque me re preocupa...

-Se te ve espléndida, ¿cómo te cuidás?

-En algún punto agradezco a la genética porque nací con un cuerpo como "espigado". Hago crossfit de tres a cuatro veces a la semana, me cuido con lo que como. No hago dieta pero si me voy al carajo el fin de semana después me cuido. Esto es un poco ingrato igual porque la gente después dice "pero qué se va a cuidar si es flaca o anoréxica". Yo sé cómo es mi cuerpo, lo conozco muy bien, entonces sé cuándo me voy al carajo. Por ejemplo, si salgo, tomo vino, como un plato, postre, al otro día no como tanto. Soy sibarita, me gusta comer. Además, estoy aflojándole un poco a la carne, no me voy a hacer vegetariana pero la reduzco.

-¿Y en cuanto a los tratamientos estéticos?

-Me aplico bótox, ¡ahora debería hacerme! Se me fue el efecto, ja, ja. Y hago cosas no invasivas, me he hecho también mesoterapia, pero me da paja. Lo que más te ayuda es hacer gimnasia. Lo otro te puede ayudar pero tenés que tener tiempo. El año pasado me pasaba que salía a las ocho de la noche del programa y no tenía nada de tiempo, pero ahora quién te dice... ¡tengo un horario que facilita más el "pinchazo"!

-¿Cuáles son los puntos que más te preocupan?

-La celulitis, las "gamboa", la cara y la papada también.

"Me aplico bótox, ahora debería hacerme. Se me fue el efecto, ja, ja. Hago cosas no invasivas, me he hecho también otras como mesoterapia pero me da paja. Lo que más te ayuda es hacer gimnasia".

-¿Qué gustos te das, con qué te mimás?

-Viajar me encanta. Ahora que pude lo hicimos y después me fui sola con una amiga. Esos viajes son hermosos. No tenés a nadie que te hace con el reloj: "Ya hace cuatro horas que estás viendo bombachas". Y sí, ¡puedo ver diez horas! Es hermoso eso. Puedo estar sin comer caminando como trastornada. En cambio cuando vas con tu marido tenés que parar a tomar un cafecito porque el pibe se torra. Y con una hija también pasa un poco. Si bien está grande y le gusta la "shoppineada" también tenés que ir parando y eso. Me gusta eso, salir a comer con amigos, ver alguna serie. Ahora no estoy viendo ninguna. Ya me vi La casa de papel, The sinner, The Crown y las viejas que ya vieron todos.

-¿Vas a continuar con tu colección cápsula de vestidos?

-Sí. Eso sigue muy bien, ya hice la tercera colección, estamos muy contentas con Nati Antolín. El año que no hice tele iba todos los días al taller y el año pasado y este voy una vez por semana. Me encanta encargarme de las fotos, de las producciones, de las redes. 

-Sé que al principio eras vos la que agarraba el teléfono, por ejemplo, para conseguir canjes para la marca.

-Sí, una por una. Y ahora para la tele lo mismo. Los llamo. O sea, la producción hace el llamado y después yo digo un "quiero que sepas que estás invitado".

-Dentro de todo lo que hacés, además, están tus participaciones en Perros de la Calle por FM Metro. ¿Cómo te vas a organizar ahora que arrancás con la tele?

-Estoy re contenta con mi participación en la radio. La cagada es que voy a ir menos ahora porque los miércoles voy a estar de 9 a 11 (y no de 9 a 13 hs. durante todo el horario del programa). Lo hablé ya con "Coquito" (así es como le dice a Andy Kusnetzoff) y aceptó. Me da pena no poder hacer el horario completo de todos modos. A mí me encanta ir. Ellos son como un club donde está el cascoteado, el que espera que llegue la comida, el intelectual. Después están las "roscas" entre ellos que me divierten mucho. Entonces con Jimena (Blizniuk, la productora general) decimos "uh, estos marmotas". El hombre es medio "boboncho", hago terapia con ellos, charlamos, está bueno. Digo una obviedad pero el programa es muy escuchado y muchos varones me dicen que me escuchan ahora, en la tele me pasa más con las mujeres.