Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Tremenda tentada de risa de Iván de Pineda tras una respuesta de D'Alessandro: "No puedo más, estoy explotado"

El conductor de Pasapalabra se descostilló a carcajadas en vivo luego de que el abogado contestara mal con muchísimo ingenio y picardía.

La histórica tentada de Iván de Pineda tras una pícara respuesta de doble sentido de Mauricio D'Alessandro

Perdido por perdido en el rosco de Pasapalabra edición famosos, el abogado Mauricio D'Alessandro dio una respuesta tan ingeniosa y pertinente como desopilante, por eso Iván de Pineda tuvo un ataque de risa tras el que casi no pudo volver al juego. Es que para adivinar la palabra oculta que comenzaba con la letra L, el conductor le dio una pista: "Huevo de piojo que suele estar adherido a los pelos de los animales huéspedes de este parásito".

Ahí, D'Alessandro se supo derrotado, pero en vez de decir “pasapalabra” para pensar la consigna en frío y contestarla después, se arriesgó: “Ladilla”. Aunque la respuesta correcta era “Liendre”. Es decir, un pariente del insecto característico de las zonas púbicas que se contagia por el acto sexual, pero que se aloja en el cuero cabelludo de la cabeza.

Al entender el pícaro doble sentido del letrado, De inmediato, Nazarena Vélez, Nati Jota, Germán Tripa Tripel, Debora D´Amato y Ezequiel Campa estallaron a carcajadas.

"¡No puedo más, estoy explotado! Me descompongo".

Instante que en Twitter se convirtió muy rápido en tendencia y que fue calificado como el "Mejor momento televisivo del año". No es para menos. Más allá de lo que se vio al aire, el sitio Exitoína averiguó que De Pineda demoró ¡12 minutos! en recomponerse de las risas por las que hasta lloró.

"Un aplauso para el doctor. Espero que no sea autorreferencial", bromeó Iván. Luego, De Pineda aclaró: "El huevo del piojo es la liendre, la ladilla es otra cosa". Punto que D'Alessandro tampoco desperdició: "Es chiquita la ladilla"

"¡No puedo más, estoy explotado! Me descompongo", concluyó descostillado Iván de Pineda, rendido ante el sarcasmo de Mauricio D’Alessandro.