Soledad Solaro y los motivos de su separación de Leonardo Squarzon, tras dos años de casados: "Yo tomé la decisión, me desenamoré"

La modelo le puso punto final a la breve historia de amor y dio a conocer algunas de las razones que condujeron a este desenlace. 

Soledad Solaro y los motivos de su separación de Leonardo Squarzon (Foto: Web)
Soledad Solaro y los motivos de su separación de Leonardo Squarzon (Foto: Web)

El corazón de una de las modelos más lindas de la Argentina quedó vacante. Soledad Solaro (37) terminó su relación de pareja con Leonardo Squarzon (42), profesor de tenis con quien se casó dos años atrás y ya inició los trámites de divorcio.

"La noticia salió a la luz ahora pero me separé a principios de octubre. Como vivía en mi departamento, me fui unos días a la casa de mi mamá y esperé a que él se fuera para volver a mi casa. Ahí arrancamos con los papeles de divorcio y si bien ya firmamos el acuerdo, justo nos agarró la feria y estamos esperando que no salga", anticipó la rubia en la revista Pronto, para luego delinear algunos motivos que precipitaron el final de la relación.

"Con Leo siempre nos llevamos muy bien, nos divertíamos y teníamos una relación bárbara y súper buena onda. Pero era como una relación de amigos, no de pareja... Sin querer fuimos tomando caminos distintos y yo particularmente me desenamoré", dijo Soledad en Pronto.

"Con Leo siempre nos llevamos muy bien, nos divertíamos y teníamos una relación bárbara y súper buena onda. Pero era como una relación de amigos, no de pareja... Sin querer fuimos tomando caminos distintos y yo particularmente me desenamoré", agregó Solaro sobre el vínculo que realmente mantenía con Squarzon en la intimidad.

Por otro lado, especificó que ella tomó la iniciativa de concluir el vínculo: "Me desenamoré y tomé yo la decisión de separarme, porque dije, prefiero ser honesta y sincera con mis sentimientos para resguardarme a mí y también al otro".

Antes de que su palabra sea pública, las versiones de que Soledad no quería ser madre se barajó como uno de los desencadenantes del quiebre. Sin embargo, la situación no habría sido así. "Es falso. Sueño con formar una familia y tener hijos, pero no era el momento porque no había amor. Quiero traer un hijo al mundo estando convencida y realmente enamorada de mi pareja", sentenció con firmeza y sin mirar atrás, esperanzada con conocer el hombre de su vida.