Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Reina Reech contó el terrible accidente en una película de Olmedo y Porcel, en el casi muere por una mala idea del director

La artista relató lo que le pasó en una jornada de rodaje de grabación tras caerse de un caballo. 

Reina Reech recordó el tremendo accidente que la dejó afuera de una película.
Reina Reech recordó el tremendo accidente que la dejó afuera de una película.

A Reina Reech le pasó de todo a lo largo de su trayectoria. Incluso, estuvo al borde de morir mientras filmaba una escena para una película de Olmedo y Porcel, en los años ochenta. Así recordó la artista la anécdota en una entrevista con Juan Etchegoyen en Mitre Live en la que relató los minutos dramáticos que vivió por ayudar a una compañera.

“Tuve un accidente a caballo y me rompí la nariz. Fue caótico; me quedó el tabique en el medio del pómulo por salvar a Patricia Dal, que se cayó de un caballo. Después, hicieron la película sin mí porque estuve con el yeso dos meses”, arrancó Reina, a modo de síntesis.

"Fue caótico; me quedó el tabique en el medio del pómulo. Después, hicieron la película sin mí porque estuve dos meses con yeso".
Reech contó que estaban rodando una escena en la que junto con Dal aparecían cabalgando, pero sucede que su colega no sabía montar. “Había un muchacho ayudándonos que, agachado para que no lo tomara la cámara, agarraba los caballos y los iba llevando para la escena”, señaló. 

Pero el director propuso algo que sería una pésima idea. “Le dijeron a Patricia si no se animaba a hacer la escena sin el pibe que sostenía las riendas. Ella dijo que sí y cuando las agarró le estiró el estribo al caballo y el animal salió volando. Ella soltó las riendas y empezó a gritar”, agregó. 

“Me le puse a la par, agarré sus riendas, paré su caballo y cayó de traste por arriba del animal”.
Ante esta situación, Reina, que era la única que estaba a caballo, alcanzó a Patricia con el suyo. “Me le puse a la par, agarré sus riendas, paré su caballo y cayó de traste por arriba del animal”, relató, recordando que su caballo, a esa altura, estaba desbocado y ella súper nerviosa. 

¿Cómo siguió la secuencia? “Cuando ella cayó, yo estaba con el caballo sacado. Vi un árbol enorme y tiré las riendas para frenarlo, sin poner la cabeza de costado y me dí la cabeza del caballo contra la mía”. 

“Ahí caí desmayada para un lado y, por suerte, el caballo se fue para el otro, porque si no estaría muertita”.
“Ahí caí desmayada para un lado y, por suerte, el caballo se fue para el otro, porque si no estaría muertita”, terminó.