La radical transformación de Francisco de MasterChef: "Cumplí un año de que me operé y bajé 100 kilos"

El participante de la 2° temporada del reality de cocina se hizo un bypass gástrico y compartió en Morfi cómo fue su lucha.  

La radical transformación de Francisco de MasterChef: bajó 100 kilos y contó su cambio de vida en Morfi

Fueron varios los participantes de MasterChef que se ganaron el cariño del público. Francisco Taberna (37), el participante de la segunda temporada que hizo emocionar con uno de sus platos a Donato de Santis y quedó a un paso de la final, es uno de ellos y en Morfi, todos a la mesa mostró su drástico cambio de vida tras bajar 100 kilos gracias a un bypass gástrico.

"El 13 de noviembre cumplo 1 año de que me operé y bajé 100 kilos", afirmó Francisco, orgulloso de su logro en el ciclo de Carina Zampini y Gerardo Rozín. El cambio es tal que el propio conductor contó que fuera del estudio no lo reconoció a pesar de haber seguido el reality de cocina y ser uno de sus seguidores.

"No te das cuenta del sobrepreso, pero empezás a notar que te duelen las rodillas, los tobillos, no podés estar mucho parado y no podés caminar. Me retraía a la ayuda".

Luego de hacer un pedido desesperado a través de las redes sociales, el sueño del exparticipante de realizarse la intervención se cumplió tras sentir que corría peligro su vida: "Llegué a los 190 kilos sin darme cuenta", aseguró. "No te das cuenta, pero empezás a notar que te duelen las rodillas, los tobillos, no podés estar mucho parado, no podés caminar. Tus amigos te dejan de invitar y hay algunos que queriéndome hacer bien, me terminaban haciendo mal. Yo me retraía a la ayuda", contó.  

Francisco, que trabaja como carpintero y herrero, contó que su aumento de peso se disparó después de que abandonó el cigarrillo. "Dejé de fumar hace seis años, en esa época trabajaba con la carpintería y había dejado la parte del taller y había pasado a planificación y planos. Estaba contento con que había dejado de fumar, decía que no me había hecho nada, que lo estaba llevando bárbaro y comía todo el día", relató.  

Amante de la cocina, Francisco sigue abocado a su pasión: "Sigo teniendo la misma forma de cocinar, lo que sí cambió fue mi metodología de ingerir alimentos", aseguró. Su disciplina hace que coma cada tres horas e incluye frutas secas en su dieta. ¿El resultado de esta transformación radical? "Cuando uno se ve bien comienza a quererse más", finalizó Francisco.