Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

¡Provocación al máximo! Viviana Canosa tomó dióxido de cloro al cerrar su programa: "Yo no recomiendo, les muestro lo que hago"

Luego de contar que toma CDS, sustancia prohibida en la Argentina, la conductora hizo una demostración en vivo. 

Polémica en la TV: Viviana Canosa tomó dióxido de cloro en vivo

El lunes pasado, Viviana Canosa hizo estallar las redes de críticas al contar que contra el Covid-19 consume dióxido de cloro, una sustancia que además de que se la considera una cura falsa para el coronavirus, se determinó que es nociva para la salud, por lo cual tanto el ANMAT como los principales organismos del mundo la prohíben. 

“Yo tomo #CDS”, aseguró en Twitter la conductora de Nada personal y sumó en los hashtags a Andreas Kalcker, el supuesto científico alemán que se viralizó en las redes sociales con un video que pregona los supuestos beneficios. Pero en la última emisión de su programa de El Nueve, Canosa fue más allá y decidió ir al cierre mostrando cómo tomaba, supuestamente, esa sustancia. 

¡Provocación al máximo! Viviana Canosa tomó dióxido de cloro al cerrar su programa: "Yo no recomiendo, les muestro lo que hago"

“Dejen de prohibir tanto porque ya no alcanzo a desobedecer todo”, leyó la conductora, antes de tomar un largo trago de una botella transparente. 

“Vamos a despedirnos, voy a tomar un poco de mi CDS... Oxigena la sangre, viene divino. Yo no recomiendo, yo les muestro lo que hago. Chau, los quiero, hasta mañana”, saludó a su audiencia, con un irónico guiño y gesto de “ok”.  

"Voy a tomar un poco de mi CDS… Oxigena la sangre, viene divino. Yo no recomiendo, yo les muestro lo que hago. Chau, los quiero, hasta mañana”.
Cabe destacar que, tal como confirma el sitio Chequeado.com, la comunidad científica rechaza de plano que esta sustancia sea eficaz para combatir el coronavirus. 

"El dióxido de cloro o CDS es un derivado del clorito de sodio, que desde la década del ‘90 es promocionado con fines comerciales como una 'solución mineral milagrosa' (MMS, por sus siglas en inglés) que supuestamente cura las más diversas enfermedades. Sin embargo, varias agencias estatales de protección de la salud y especialistas aseguran que es perjudicial y prohíben su uso y comercialización", aclara el portal que se dedica a la verificación del discurso público, promueve el acceso a la información y la apertura de datos.