Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Pampita se defendió enojada de las críticas por festejar su baby shower: "Toda esa malicia me resbala, menos en este estado de embarazo"

La modelo le puso el cuerpo a las repercusiones que generó su enojo por la suspensión de las clases presenciales.

La palabra de Pampita tras las críticas por su baby shower: "Toda esa malicia me resbala, menos en este estado de embarazo"

Luego de las repercusiones que generó el fuerte enojo de Carolina “Pampita” Ardohain quien se manifestó en contra de las nuevas restricciones del Gobierno y de que se suspenda la presencialidad de las clases por 15 días -y que le valió ser blanco de críticas por festejar su baby shower con 40 personas- la modelo salió a responderles.

“Creo que no todos los chicos del país tienen un dispositivo electrónico, tampoco tienen Internet y hay casos donde son muchos hermanos y los padres no se pueden ir a trabajar porque no tiene con quién dejarlos. No es tan simple la escolaridad por Zoom y no es la realidad que viven la mitad de los niños en la Argentina”, comenzó diciendo en Hay que ver, el programa que conduce José María Listorti, y quien había sido uno de los que expresó su inconformidad con las palabras de la top.

“Las críticas me parecen sin sentido. En ese momento se podía hacer un baby shower, ya lo expliqué 80 veces, estábamos habilitados y con las normas que un salón de eventos requería. La verdad es que toda esa malicia me resbala, no me va a llegar, menos en este estado de embarazo hermoso que tengo. Nadie de los que asistió salió contagiado”, agregó.

"La verdad es que toda esa malicia me resbala, no me va a llegar, menos en este estado de embarazo hermoso que tengo".

Además, defendió su derecho a expresarse: “Tengo todo el derecho a opinar porque soy una ciudadana, estamos en democracia y pienso que los niños y Argentina necesitan educación. Los nenes tienen que ser prioridad también, como la salud publica y nuestros mayores”.

“Y estoy segura que toda esa gente que sale atacarme, no tiene ni idea de lo que pasa acá, en las afueras, en a villa de al lado. No pisan una villa nunca y no tienen ni idea que hay no hay un plato de comida, computadora, ni Internet; no hay nada. Hablan por hablar. Hablen cuando pisen una villa.  No me meto en política porque no me gusta ni me interesa, pero tengo derecho a opinar”, cerró, tajante.