El padre Manuel Acuña y un tremendo relato del brote místico de Alé: "Se puso a tomar perfume porque pensó que era agua bendita"

El religioso estuvo con Matías la noche del escándalo y dio detalles asombrosos de la conducta del actor.

El padre Acuña y un sorprendente relato del brote místico de Matías Alé: "Tomó perfume porque pensó que era agua bendita"

El lunes 2, Matías Alé (38) vivió un brote con tintes psicóticos y místicos que terminó en escándalo policial e internación. En el transcurso de las horas, las versiones de los hechos fueron cambiando y no sólo la mujer del actor, María del Mar Cuello Molar (23), negó agresión física, sino que dio detalles sorprendentes de la situación.

Esa madrugada, la joven cordobesa se contactó con el padre Manuel Acuña para que ayude a su pareja, quien -según informó Jorge Rial en Intrusos- no paraba de pronunciar "Mati y Mari por siempre; por siempre seré tu servidor; siempre se hará tu voluntad; te amo hasta el final; confía en mí; te cuido; falta poco; divertirte con cautela; día a día; y cubrirme con tu sangre".

"María del Mar me dice que intentó defenderlas a ella y a su mamá. Tomó su perfume y comenzó a sacudirlo como si fuera agua bendita sobre ella y su mamá. Él las estaba purificando. Creo que él estaba cumpliendo una misión en ese momento, la de proteger a sus personas queridas de algo que invisiblemente las estaba amenazando", relató Acuña.

Las frases inconexas fueron analizadas por Acuña, quien estuvo con Alé la noche del brote psicótico-místico, y detalló qué interpretó al adentrarse en esa casa, para Alé "embrujada".

"María del Mar me dice que intentó defenderlas a ella y a su mamá. Tomó su perfume y comenzó a sacudirlo como si fuera agua bendita sobre ella y su mamá. Él las estaba purificando. Creo que él estaba cumpliendo una misión en ese momento, la de proteger a sus personas queridas de algo que invisiblemente las estaba amenazando. Él sentía una presencia puntual y concreta que los estaba amenazando e intenta cuidarlas", relató el religioso.

Sobre la percepción de los hechos y la impresión "de verdad" que le dio su encuentro con la mujer de Alé, señaló: "A María del Mar la noté sincera e impresionada. Sobre todo cuando me dijo que Matías tomó perfume porque pensó que era agua bendita. Me dijo que era la primera vez que hacía estas cosas. Ella me llamó a mí porque entendía que algo más estaba pasando: cree que hay una presencia en el lugar. Los tres estaban creídos de que la casa estaba embrujada, pero Matías sentía la presencia".

Por último, Acuña contó que viajó con el actor en la ambulancia hasta el Sanatorio de la Trinidad de Palermo y -en el camino- oró por su mejoría: "Yo fui a la casa, me quedé hasta las cuatro de la mañana y me pidió la bendición. Matías me pidió que viajara con él en la ambulancia. Estaba sedado, pero no estaba completamente dormido. En el viaje le puse una mano en el hombro y en el pecho, e hice una oración de sanidad. Matías no necesita un exorcismo porque no hay una posesión en él".

Actualmente, Matías Alé se encuentra internado en el Sanatorio Otamendi por un cuadro febril alto.