Nicolás recibió una sanción de Gran Hermano por su violenta reacción con Romina: ¡mirá cómo lo tomó!

El participante oriundo de Santiago del Estero tuvo una notificación por su fuerte cruce con su compañera. El video.

Gran Hermano sancionó a Nicolás

El fuerte cruce que mantuvieron Nicolás y Romina en la casa de Gran Hermano 2015, que se llevó a cabo el pasado viernes 8 de mayo mientras disfrutaban de la fiesta del lejano Oeste, no pasó desapercibida.

Luego de que el boxeador le tirara un balde lleno de hielos a la cara de su compañera por haberle mojado la cama con cerveza, Gran Hermano decidió tomar cartas en el asunto.

Fue así que Solano se encargó de ir a buscar un sobre al box de intercambio con la decisión de la producción: "Sanción a Nicolás. Gran Hermano ha estado repasando las imágenes de la fiesta de Cow Boys y ha decidido sancionar con tarjeta amarilla a Nicolás, por haberle arrojado todo el contenido de la hielera a Romina. Acciones violentas de este tipo no van a ser toleradas y pueden recibir penalizaciones aún más graves. Gran Hermano le recuerda a Nicolás que esta es su segunda tarjeta amarilla, sólo queda una advertencia más", leyó.

"Sanción a Nicolás. Gran Hermano ha estado repasando las imágenes de la fiesta de Cow Boys y ha decidido sancionar con tarjeta amarilla a Nicolás, por haberle arrojado todo el contenido de la hielera a Romina. Acciones violentas de este tipo no van a ser toleradas y pueden recibir penalizaciones aún más graves. Gran Hermano le recuerda a Nicolás que esta es su segunda tarjeta amarilla, sólo queda una advertencia más", expresó la sanción al joven participante.

Tras develarse el castigo, los chicos comenzaron a debatir sobre el tema, mientras que el joven sancionado –visiblemente molesto- optó por levantarse del sillón, tomarse un vaso con agua y acostarse a dormir.

Por su parte, Romina se sintió culpable por haber sido la que originó el conflicto y se dirigió al confesionario para intentar que dicha sanción recaiga sobre ella. Sin embargo, Gran Hermano le negó el pedido.

¡Se pone picante el reality!