Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Natalia Oreiro reveló por qué no quiere hacer teatro: "No tuve una gran experiencia, me sentí abandonada"

En un vivo con Flor Peña, la uruguaya contó cuáles fueron las causas que la llevaron a probar suerte en otros medios.

Natalia Oreiro contó por qué no hizo obras de teatro en 27 años de carrera
Natalia Oreiro contó por qué no hizo obras de teatro en 27 años de carrera

Desde mediados de la década del '90, Natalia Oreiro (43) ha incursionado en el modelaje como en la actuación aunque solo en el cine y la TV. Y pese a que suele llenar estadios con sus presentaciones musicales, la actriz confesó en un vivo de Instagram con Florencia Peña (45) que le tiene mucho miedo al teatro, y explicó por qué.

Todo comenzó cuando Peña le señaló a Natalia que era hora de que trabajen juntas en algún proyecto y le sugirió hacer un musical. "¿Vos no tenés ganas de hacer un musical? ¿No te gustaría?”, le preguntó. “A mí hay una... Le tengo miedo al teatro. Yo digo que le tengo respeto, pero en realidad lo que tengo es temor", dijo con palabras y gestos Natalia.

A continuación, la uruguaya explicó por qué el escenario le produce esta sensación. “Hice teatro una sola vez cuando era muy chica y no tuve una gran experiencia con la persona que nos dirigió. Una persona no amorosa y yo me sentí un poco abandonada", explicó.

Sin embargo, la actriz reconoció que esa actitud es también 'una excusa'. "Creo que en algún momento estaría bueno. Hay una comedia musical que me gustaría hacer", dijo y reveló que se trata de Mary Poppins.

"No es lo mismo hacer musicales que hacer teatro. Vos haces más cine, yo hago más teatro. Como hago tanto teatro, me cuesta hacer cine. Yo tendría que hacer más cine y vos más teatro", le dijo Flor Peña para darle ánimo.

"Esa cosa mágica que sucede de algo que se hace casi todas las noches, pero diferente... Porque si bien hacés lo mismo, depende del público, que reacciona de una forma diferente. A mí me gusta mucho el vivo, cuando estás con el público, me gusta sentir la energía del otro”, concluyó Oreiro.