Mirá qué pasó cuando Esperanza fue a despedirse de Nicolás tras plantarlo en el altar... ¡y apareció Tomás!

Después de que saliera corriendo de la iglesia, la joven intentó pedirle perdón al exseminarista, y el sacerdote se hizo presente. 

Mirá qué pasó cuando Esperanza fue a despedirse de Nicolás tras plantarlo en el altar... ¡y apareció Tomás!

Todos los fanáticos de Esperanza mía fueron testigos de un apasionante capítulo en el que Esperanza (Lali Espósito) estuvo a punto de casarse con Nicolás (Michel Noher). Sin embargo, antes de dar el “sí” apareció Tomás (Mariano Martínez) y decidió huir para evitar cometer un grave error.

Pese a reconciliarse con su gran amor y prometerse estar juntos para siempre, Esperanza sintió la necesidad de ir a buscar a quien iba a ser su esposo para explicarle los motivos de su decisión y pedirle disculpas.

Pero al verla, el exseminarista se sorprendió: “¿Qué hacés acá? ¿Te arrepentiste?”, indagó. A lo que ella respondió: “No, no vine a decirte que nos vamos a casar. Tranquilo. Vine a decirte que lo lamento mucho, pero llegó Tomás y no pude… Perdón”.

Antes de continuar con sus dichos, Nicolás rompió en llanto: “¿Por qué me humillaste delante de todo el mundo? Perdón me decis después de todo el amor que te di, dejé todo por vos y lo volvería a hacer. Si vos me dejás, yo me muero”.

El clima fue tomando calor y el frustrado hombre agarró fuerte a la morocha y le pidió que entre a la vivienda para hablar. Y entre idas y vueltas acaloradas, Tomás se hizo presente: “¡Soltala!”, gritó. Y agregó: “La mejor manera de amarla es dejarla”.

Ante la mirada atónita de la exnovicia, el personaje de Lali intentó remediar la situación: “Vine a pedirte disculpas y decirte que me equivoqué. Menos mal que no nos casamos”. 

Por su parte, el padre sumó: “Te quiero pedir perdón yo también, no me gusta cómo se dieron las cosas”.

Pero nada sirvió, ya que Nicolás estaba muy angustiado: “Váyanse, por favor. Necesito pensar”, fue lo último que atinó a decir antes de cerrar la puerta.

¡Reviví la escena!