Matías Martin, a fondo: "Todos jugueteamos con algún exceso, pero ahí no está la felicidad"

El conductor compartió sus experiencias, objetó la idea del amor eterno y habló de los insultos que recibe en las redes sociales.

Matías Martin, a fondo. (Foto: Web)
Matías Martin, a fondo. (Foto: Web)

Con ya años de trayectoria en los medios, pero principalmente gracias a su rol en Basta de todo, su programa en FM Metro, Matías Martin se ha constituido en uno de los conductores referentes de la generación post 40. Llano y auténtico, el periodista no rehuye a los temas a la hora de sentarse del otro lado del mostrador y habló de todo: el coqueteo con los excesos, la idea del amor eterno, la violencia en las redes sociales y mucho más.

“Todos nos pusimos en pedo, todos jugueteamos más o menos con algún exceso para pasar algún límite, pero me parece que no está ahí la felicidad. Experimentar con algún exceso puede ser la búsqueda de la felicidad, pero no está ahí”, aseguró Matías, en una entrevista para La Nación revista.

"Yo creo que el ‘hasta que la muerte los separe’ te lo tienen que decir cuando te entregan a tu hijo. En el caso de la pareja, el objetivo es pasarla bien, no es durar. ¿Qué sentido tiene lastimarse?".

En pareja desde hace una década con la exmodelo Natalia Graciano, con quien tuvo a Mía y Alejo (además es padre de Luca, fruto de su relación con Nancy Dupláa), Martin denostó el concepto del amor eterno. “El otro día, unos amigos me preguntaban cómo es estar hace 10 años en pareja. Claro, yo era el ejemplo raro. El amor que tenés hacia un hijo es incondicional, ¿no? Bueno, yo creo que el ‘hasta que la muerte los separe’ te lo tienen que decir cuando te entregan a tu hijo. En el caso de la pareja, el objetivo es pasarla bien, no es durar. ¿Qué sentido tiene lastimarse?”, afirmó.

"Anoche me levanto para ir al baño y veo que en el teléfono tenía ocho menciones en Twitter. Me fijo. Todas puteadas: dos me decían pelado, uno me decía cornudo, el otro no sé qué. Era un día cualquiera, a cuento de nada. Increíble".

Además, el conductor de Línea de tiempo le dedicó unas palabras a la violencia que impera en las redes sociales. “Anoche me levanto para ir al baño y veo que en el teléfono tenía ocho menciones en Twitter. Me fijo. Todas puteadas: dos me decían pelado, uno me decía cornudo, el otro no sé qué. Era un día cualquiera, a cuento de nada. Increíble”, se sorprendió.

“Todos los días recibo elogios y buena onda, pero no menos de 10 o 12 puteadas porque sí. Con el tiempo aprendí que te lastima quien te quiere y no quien te quiere lastimar. La contracara de eso es que Twitter también vino a enseñarnos de tolerancia y de paciencia porque si bien es cierto que te dicen cosas hirientes, también te dicen cosas duras que son verdad”, completó Matías.