María Laura Santillán se prepara para el debut de David y Goliat, su nuevo programa en TN: "Vamos a mostrar que existe una fuerza que uno no sabe que tiene"

La periodista contó a Ciudad.com cómo será su ciclo, que debuta el domingo 23 a las 21 hs, y que girará sobre los testimonios de grandes sobrevivientes.

María Laura habla de David y Goliat, su nuevo programa en TN. Foto:  Captura
María Laura habla de David y Goliat, su nuevo programa en TN. Foto: Captura

Ella sabe bien aquello de superar momentos límites, situaciones en las que -por un momento que a veces cala profundo en uno- se piensa que no hay respuestas ni soluciones para paliar el dolor. Sin embargo, María Laura Santillán (53) supo reconstruirse y sanar, después de luchar y alzarse vencedora contra el cáncer de mama. Recuperada y concentrada en su trabajo, además de su labor en Telenoche, la periodista tiene un desafió que la llena de entusiasmo: el lanzamiento de David y Goliat, un proyecto que gestó y que llegará el domingo 23 de agosto (a las 21 hs.) por TN.

"David y Goliat son historias únicas, historias de personas que desafiaron grandes obstáculos, que los atravesaron, lucharon y están para contarlos. Personas que se pusieron metas muy altas, muy difíciles, inalcanzables y llegaron a cumplirlas".

Como en el mito bíblico, el ciclo tendrá los testimonios e historias de vida de personas que lograron superar (o convivir) con adversidades tan terribles como la pérdida de toda una familia en una catástrofe climática, o la lucha incansable de una mujer por convertirse en mamá. O la conquista de una argentina que se convirtió en la primera en llegar a la cumbre del Aconcagua. Un programa que propone conmover con las épicas humanas: finalmente la pelea del hombre contra su fragilidad.

En primera persona, María Laura le contó a Ciudad.com cómo David y Goliat le trae aire fresco a nuestra pantalla chica y cuáles son sus expectativas. Además, como buena mujer de televisión, se refirió a las polémicas que acapararon los medios como el #VueloDelEscándalo de Vicky Xipolitakis, y el pico mediático que por estos días tiene el afamado "gigoló" Javier Bazterrica. Su fanatismo por las series, por qué se considera una "típica televidente de Tinelli" y mucho más...

-¿Con qué se va a encontrar la gente en David y Goliat, tu nuevo programa en TN?

-Van a empezar a ver historias únicas, personas que desafiaron los grandes obstáculos que los atravesaron, lucharon y están para contarlos. Personas que se pusieron metas muy altas, muy difíciles, inalcanzables; y llegaron a cumplirlas. Son sucesos muy duros que tuvieron que atravesar en sus vidas y algunas personas tuvieron la fuerza de hacerlo. En otros casos son hazañas, objetivos altos en donde una fuerza interior muy grande, como yo digo, hace que la vida sea lo más importante. Se trata de mostrar cómo cambia la vida de la gente, cómo descubrieron una fuerza que creían que no tenían y cómo es la historia después.

"El programa busca demostrar cómo hay una fuerza que uno no sabía que tiene, que aparece y te sostiene para pelearla, para atravesar cosas difíciles y en muchos casos también te abre la cabeza. A partir de ahí empecé a investigar historias muy diferentes y únicas que encontramos con el equipo".

-¿Este programa cómo llega a tu vida, después de todo lo que te tocó atravesar el último tiempo?

-La idea es mía y justamente busca demostrar cómo hay una fuerza que uno no sabe que tiene, que aparece y te sostiene para pelearla, para atravesar cosas difíciles y en muchos casos también te abre la cabeza. A partir de ahí empecé a investigar historias muy diferentes y muy únicas  que encontramos con el equipo: desde catástrofes naturales hasta dificultades familiares, cosas muy singulares. Yo por lo menos me quedaba muy enganchada porque no son historias que uno está acostumbrado a escuchar. En el primer programa aparece una sobreviviente argentina del tsunami de Tailandia que estuvo 10 años sin animarse a hablar y por primera vez relata un episodio en donde perdió a toda su familia. Sin embargo, está su testimonio sobre cómo se salvó, cuál fue su modo de luchar al quedar tapada por el agua, el viajar a un paraíso y encontrarse con el horror... Y también cómo rehízo su vida y en quiénes se apoyó. Es un gran trabajo periodístico.

-¿Cómo creés que el público va a recibir estos fenómenos tan extraordinarios en lo personal?

-Hay historias muy diferentes. Hay una historia de una mujer que lucha por ser mamá y es muy conmovedora. Cuando escuchás lo que los entrevistados cuentan te conmovés, como mínimo. La idea es movilizarse, creer en el ser humano y saber que cada uno de nosotros tiene una fuerza que no sabe que tiene y que te hace pelearla, resistir y atravesar situaciones muy duras. Por eso el programa se llama como el mito de David y Goliat. David era un joven que peleó contra un gigante y solamente con una piedra, golpeándolo en la cabeza, lo derribó. Estos son grandes goliats y son muy movilizantes. Lo interesante es ver los obstáculos que todos tenemos y cuántas veces amplificamos obstáculos que no lo son. Cada uno sacará sus conclusiones. Somos periodistas, nuestra idea es mostrar algo distinto.

"No lo soy religiosa, en el sentido de ir a misa. Tengo un cura que es muy amigo mío y lo quiero, pero porque es mi amigo. Me regaló su rosario que lo tengo en mi habitación y una Virgen que trajo de Colombia que la tengo en mi escritorio. Son cosas que las guardo porque es mi amigo. Él dice que en el fondo creo, pero si vos me preguntás digo que no. Creo en el ser humano".

-El programa lleva el nombre de este gran mito bíblico, ¿sos una persona religiosa?

-No lo soy en el sentido de ir a misa. Tengo un cura que es muy amigo mío y lo quiero, pero porque es mi amigo. Me regaló su rosario que lo tengo en mi habitación y una Virgen que trajo de Colombia que la tengo en mi escritorio. Son cosas que las guardo porque es mi amigo. Él dice que en el fondo creo, pero si vos me preguntás, digo que no. Creo en el ser humano. El programa se va a anclar en leyendas, mitos griegos e historias de la humanidad, conocidas por todos, que hablan de una lucha importante del ser humano reconocidas y no necesariamente religiosas.

LOS ESCÁNDALOS DE LOS QUE HABLÓ LA TELE

-¿Cómo viviste la repercusión que tuvo el llamado  #VueloDelEscándalo?

-Nosotros lo pusimos en el aire, pero no fuimos protagonistas. Le llegó a una productora y la tomé como cualquier noticia que necesita ser publicada. Una persona que viaja en una cabina del avión, en el que podemos viajar vos y yo o cualquier persona que está mirando el noticiero, y el piloto o el copilato le da el acelerador a alguien para que despegue el avión... es una noticia. Es noticia porque está prohibido y porque es peligroso. El revuelo se armó porque era una persona mediática, pero si el video hubiera sido de otra persona también lo habríamos publicado. La noticia es que una persona es invitada a una cabina ¡para manejar el avión! Ni siquiera para mirar el aterrizaje, que tampoco se puede. Eso es un delito, no se puede hacer y es la publicación de una noticia. Lo que intentamos es que se cumpla la ley, el poder viajar tranquilos.

Sobre el boom del gigoló, acusado de estafar a más de 100 mujeres: "Lo que pase con esa noticia, las picardías, las imitaciones, las gracias, son parte del fin que tiene cada programa. Entendemos que otros se rían de eso y lo miren de otros puntos de vista. El nuestro tiene que ser informar. Fuera del noticiero nos podemos reír, pero el tema es serio".

-Otro de los temas que tuvo una enorme cobertura en todos los medios y que abordaron en Telenoche fue el caso de Javier Bazterrica, este hombre que estafó -supuestamente- a más de 100 mujeres. ¿Cuál es tu opinión sobre el raid mediático que tuvo?

-Para nosotros la noticia era que había un estafador que se disfrazaba de gigoló, seducía a muchas mujeres de las maneras más diversas y se quedaba con sus bienes. Es la denuncia de mujeres estafadas, robadas y hay también abusadas. Lo que pase con esa noticia, las picardías, las imitaciones, las gracias, son parte del fin que tiene cada programa, que es lo que quiere cada ciclo. La palabra "gigoló" ya es graciosa, pero lo que nosotros mostramos no es gracioso y entendemos que otros programas se rían de eso y lo miren desde otros puntos de vista. El nuestro tiene que ser informar. Hay mujeres que se enteraron en la tele de quién era porque actuaba al mismo tiempo con 3 o 4 mujeres a la vez. Cuando lo publicamos había varias que estaban por caer. Estamos hablando de 100 casos en todo el país. Fuera del noticiero nos podemos reír, pero el tema es serio.

-¿No creés que hay una mirada, si se quiere machista, sobre este personaje donde en algún punto fue presentado como un "capo" por la cantidad de mujeres con las que estuvo?

-Si hubiera sido una mujer la que sedujo y estafó a 100 hombres se hubiera convertido en "la viuda negra" y él, sin embargo, es el gigoló. No puedo hablar más que de donde trabajo. ¿Vos lo viste en Telenoche como un capo? Al contrario, para nosotros es un delincuente. En el noticiero el tema no se trató frívolamente. Me parece que cada programa tiene su identidad y nosotros no somos machistas, casi todo lo contrario, diría. Hay muchas feministas y muchos hombres que hacen una defensa del género en este equipo.

MARÍA LAURA, ESPECTADORA

María Laura habla de David y Goliat, su nuevo programa

-¿Qué programas o series de televisión son los que elegís cuando llegás a tu casa y tenés ganas de divertirte?

-Si estoy sola siempre estoy siguiendo una serie. Estoy esperando que siga Downton Abbey, me gusta mucho The Killing y quiero que llegue la nueva temporada. Me gustan mucho las series inglesas como The Fall. Se terminó Breaking Bad y no habrá ninguna igual. ¡Los Sopranos fue lo mejor del mundo! Siempre estoy siguiendo alguna serie. Hay otras que no son tan grosas pero que me divierten como The Good Wife o House of Cards. Ahora, también me enganché con las españolas y estoy viendo una con guión de María Dueñas que se llama El tiempo entre costuras, y está muy bien. Pero en casa tengo que ver a Tinelli. Lo vemos con mi hija menor y nos divertimos mucho viéndolo a Marcelo. Me hace reír, aunque no siempre lo puedo ver.

"En ShowMatch me hacen reír todos, pero el que más me da gracia es Tinelli con sus payasadas, sus pavadas y sus cargadas mientras más tontas sean, mejor. Soy de las que se ríe cuando dice '¡era un chiste!'. La típica televidente de Marcelo soy yo".

-¿Qué es lo que más disfrutás de ShowMatch?

-Me hace reír mucho el jurado. Somos de las que le hablamos a la tele. Mi hija mayor es de la que le grita a la tele "¡no, qué haces!". ¿Quiénes son mis jurados favoritos? No sé, voy pasando por momentos. Yo soy una histórica fan de Polino y él lo sabe, así que tenemos una mutua simpatía de la época en la que él era muy transgesor. Ahora es un señor, con moñito y todo, pero era un zarpado mal y siempre me cayó bien. Me caen bien todos, son geniales. Trabajé con Moria en un programa de radio, Ángel de Brito es lo máximo y Nacha es súper talentosa. Me hacen reír todos, pero el que más gracia me da es Tinelli con sus payasadas, sus pavadas y las cargadas, mientras más tontas sean mejor. Soy de las que se ríen cuando dice "¡era un chiste!". La típica televidente de Marcelo soy yo.

-¿Te animarías a ser parte del jurado aunque sea en una participación especial?

-No es lo mío. Son figuras que saben de baile. Yo trabajé en Ideas del Sur haciendo Fiscales y me encanta ese lugar, ojalá podamos hacer algo más en algún momento, pero sigo haciendo periodismo. Me gusta verlo por la tele, así que muchas gracias (risas).