Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Mar Tarres, picante tras la polémica tapa de Caras que describía a la hija de Máxima como 'plus size': "Que se reivindiquen con nosotras"

La artista, que hace humor sobre la obesidad luego de haber padecido bullying, chicaneó a la revista.

Mar Tarres, irónica posó con otra modelo plus size y pidió ser tapa de Caras: Que se reivindiquen con nosotras
Mar Tarres, irónica posó con otra modelo plus size y pidió ser tapa de Caras: Que se reivindiquen con nosotras

La polémica portada de la revista Caras de esta semana, donde se refiere a la hija mayor de Máxima Zorreguieta como princesa “plus size”, generó un masivo y generalizado cuestionamiento por poner en el foco el cuerpo de una adolescente de 16 años. De ahí que la publicación primero justificó su decisión editorial, hasta que luego debió reconocer el error en la forma de abordar el asunto.

Por eso, Mar Tarrés (33), la artista que hace humor con su obesidad, reflexionó en un posteo de Instagram rodeada de otras mujeres con sobrepeso: “Me encantaría que después de lo que pasó con @revistacaras, esta revista se reivindique visualizando a nosotras las modelos de talles grandes ¡que sí existimos en Argentina y en todo el mundo! ¿Se copan etiquetando a @revistacaras pidiendo una portada de muchas mujeres de talles grandes? ¡Eso sería Inclusión!”.

"Me encantaría que después de lo quee pasó con @revistacaras, esta revista se reivindique visualizando a nosotras las modelos de talles grandes ¡que sí existimos en Argentina y en todo el mundo! ¡Eso sería Inclusión!”.

“No pedimos que dejen de mostrar cuerpos flacos, no nos molestan las personas delgadas, solo queremos tener las mismas oportunidades de conseguir un trabajo, de ingresar a un boliche, de conseguir ropa, de poder trabajar como modelos, de que hayan cupos en la televisión para artistas y periodistas gordos y muchas otras cosas más a las que no podemos acceder por nuestro peso. En Argentina las modelos plus size jamás fuimos tapa de revista, ¡solo tapa de empanadas! Y nos merecemos un espacio e inclusión en los medios”, continuó con mucha astucia.

En otro posteo, la cordobesa bromeó picante: “¡Queremos ser tapa! ¿Me ayudan a etiquetar a la revista Caras?”.

También en Instagram, días atrás Mar Tarrés había resumido su dura historia de superación:

Sufrí bullying toda mi niñez y adolescencia por ser gorda. En mi barrio me decían ‘la temblor’. Mi papá era obeso mórbido, pesaba más de 300 kilos y me iba a buscar a la puerta del colegio. Mis compañeros nos señalaban y se burlaban de mi y de mi ídolo en esta tierra, mi papá. Había días que sentía ganas de matar a mis compañeros de clase, pero claro, solo tenia siete años. Fue pasando el tiempo y las presiones sociales empezaron a ser cada vez más inalcanzables. Nunca logré tener el cuerpo de mi compañera Carla, perfecta, todos gustaban de ella. Un día decidí bajar de peso, pero no por mí, si no para que no me insulten más. Y bajé, bajé mucho, con dietas terribles que solo lograron un efecto rebote en mi cuerpo. Pero tuve una pequeña época donde logré bajar de peso. Pero para mis compañeros seguía siendo “La Gorda” que había adelgazado. Mis piernas tienen pozos de nacimiento (una mala formación) y a eso súmale la celulitis. Me avergonzaba mucho mi cuerpo, pero sobre todo de esos pozos. Hasta que un día tuve la maravilla suerte de ir a una dermatóloga esteticista que era muy recomendada en temas de celulitis. Ella me vio desesperada por no encajar y lejos de venderme un tratamiento milagroso me contó que aparte de hacer estética, trabaja en el hospital de quemados y le tocaba ver a niñas y adolescentes como yo, que en un accidente se habían quemado por completo todo su cuerpo, su cara y su pelo. Y yo ahí haciéndome problema por tener celulitis y pozos de nacimiento. Me sentí hueca, superficial, sentí que mientras hay personas que no tienen piernas yo no iba a la pileta porque me daba muchísima vergüenza mostrar mis piernas. ¿A cuántos lugares maravillosos te llevaron esas piernas de las que tanto te quejas? Esos pozos que una vez intente operarme, son parte de mi identidad, de lo que me hace única entre millones es mi marca registrada. Todas tenemos algo que no nos gusta pero nos hace únicas. Después de todo es hermoso no encajar en ningún estereotipo de esta falsa sociedad. Es hermoso ser vos misma.

Ver esta publicación en Instagram

Me encantaría que después de lo qué pasó con la revista @revistacaras esta revista se reivindique visualizando a nosotras las modelos de talles grandes que SI EXISTIMOS EN ARGENTINA Y EN TODO EL MUNDO! Se copan etiquetando a @revistacaras pidiendo una portada de muchas mujeres de talles grandes?? 💓💓💓 Eso sería Inclusión! No pedimos que dejen de mostrar cuerpos flacos , no nos molestan las personas delgadas, solo queremos tener las mismas oportunidades de conseguir un trabajo, de ingresar a un boliche, de conseguir ropa, de poder trabajar como modelos, de que hayan cupos en la televisión para artistas y periodistas gordos y muchas otras cosas más a las que no podemos acceder por nuestro peso. En Argentina las modelos plus size jamás fuimos tapa de revista solo tapa de empanadas! Y nos merecemos un espacio e inclusión en los medios 💕

Una publicación compartida de Mar Tarres (@martarresok_) el

Ver esta publicación en Instagram

Hay mucha gente nueva que me sigue hace poco y todavía no me conocen por eso les quiero contar un poco de mi activismo y mi lucha por el amor propio. Sufrí bullying toda mi niñez y mi adolescencia por ser gorda. En mi barrio me decían “la temblor”. Mi papá era obeso mórbido pesaba más de 300 kilos y me iba a buscar a la puerta del colegio, mis compañeros nos señalaban y se burlaban de mi y de mi ídolo en esta tierra , mi papá 💖. Había días que sentia ganas de matar a mis compañeros de clase pero claro solo tenia 7 años. Fue pasando el tiempo y las presiones sociales empezaron a ser cada vez más inalcanzables. Nunca logre tener el cuerpo de mi compañera Carla perfecta todos gustaban de ella. Un día decidí bajar de peso, pero no por mi, si no para que no me insulten más. Y baje, baje mucho, con dietas terribles que solo lograron un efecto rebote en mi cuerpo. Pero tuve una pequeña época donde logré bajar de peso. Pero para mis compañeros seguía siendo “La Gorda” que había adelgazado. Mis piernas tienen pozos de nacimiento (una mala formación) y a eso súmale la celulitis. Me avergonzaba mucho mi cuerpo pero sobre todo de esos pozos. Hasta que un día tuve la maravilla suerte de ir a una dermatóloga esteticista que era muy recomendada en temas de celulitis. Ella me vio desesperada por no encajar y lejos de venderme un tratamiento milagroso me contó que aparte de hacer Estetica, trabaja en el hospital de quemados y le tocaba ver a niñas y adolescentes como yo que en un accidente se habían quemado por completo todo su cuerpo, su cara y su pelo. Y yo ahí haciéndome problema por tener celulitis y pozos de nacimiento. Me sentí hueca, superficial , sentí que mientras hay personas que no tienen piernas yo no iba a la pileta porque me daba muchísima vergüenza mostrar mis piernas. A cuantos lugares maravillosos te llevaron esas piernas de las que tanto te quejas? Esos pozos que una vez intente operarme, son parte de mi identidad, de lo que me hace única entre millones es mi marca registrada. Todas tenemos algo que no nos gusta pero NOS HACE ÚNICAS. Después de todo es hermoso no encajar en ningún estereotipo de esta falsa sociedad. ES HERMOSO SER VOS MISMA

Una publicación compartida de Mar Tarres (@martarresok_) el