Malena Candelmo encontró a un bebé abandonado en el baño del hospital Argerich

Praxedes, tal su actual identidad, trabaja como enfermera en el nosocomio y rescató al niño, que fue bautizado Nicolás. Franco Torchia relató la situación en Infama.

Malena Candelmo es enfermera y encontró a un bebé abandonado en el hospital Argerich: el conmovedor caso

El lunes por la mañana se conoció la impactante noticia de que otro bebé recién nacido había sido abandonado. Esta vez sucedió en un baño del hospital Argerich y quien lo rescató es Malena Candelmo.

El niño estaba envuelto en ropa ensangrentada, con su cordón umbilical y la placenta, y la enfermera que lo encontró es Praxedes Candelmo Correa (Praxedes es su nombre real, que figura en su DNI tras la aprobación de la Ley de Identidad de Género), víctima en 1987 del famoso caso policial que terminó con la condena al Bambino Veira por intento de violación, cuando ella tenía 13 años.

Franco Torchia contó: "Praxedes, que es enfermera en el Argerich, fue al baño del hospital y escuchó un llanto de un recién nacido. A pesar de que está acostumbrada a casos graves, porque es enfermera de terapia intensiva, me dijo 'se me heló la sangre, se me paró el corazón y se me erizó la piel. Nunca me imaginé que me pasaría esto'. Agarró al bebé, corrió y fue en busca de médicos y enfermeras".

Franco Torchia, conductor y amigo de Candelmo, explicó en Infama: "Ella se recibió de enfermera y ahora trabaja en el Argerich. Hablo yo porque ella no quiere dar declaraciones a los medios. En un momento formó parte de cierto circo de mundo del espectáculos pero así como entró, salió. Siente que no forma parte de los medios. Con respecto a lo del bebé: Praxedes fue al baño del hospital y escuchó un llanto de un recién nacido. A pesar de que está acostumbrada a casos graves, porque es enfermera de terapia intensiva, me dijo 'se me heló la sangre, se me paró el corazón y se me erizó la piel. Nunca me imaginé que me pasaría esto'. Agarró al bebé, corrió y fue en busca de médicos y enfermeras. No puedo dar detalles porque ellos firman un código ético y no pueden contar más".

El bebé fue bautizado como Nicolás por los trabajadores del hospital y, aunque no hubo un parte oficial, trascendió que se encuentra en buen estado de salud y que pesa 3,200 kilos.