Luli Fernández y el acoso sexual laboral: "Trabajo en canales con muchos hombres y nunca viví algo así, alguna vez por ser mujer no me dieron un lugar, pero es distinto" - Ciudad Magazine

Luli Fernández y el acoso sexual laboral: "Trabajo en canales con muchos hombres y nunca viví algo así, alguna vez por ser mujer no me dieron un lugar, pero es distinto"

La modelo y conductora contó en #UnaTardeCon su experiencia. Y dijo que no tuvo problemas con Pettinato en los 3 meses en los que compartió programa.

En medio de un aluvión de denuncias públicas de mujeres contra Roberto Pettinato por acoso sexual, Luli Fernández (29) reveló el motivo por el que decidió irse de Un mundo perfecto a sólo tres meses de su comienzo, hace ya casi 9 años.

"Yo no tuve ningún tipo de situación con Pettinato que a mí me significara verme expuesta como mujer o sentirme violentada o acosada por él. Él tiene un humor particular, eso sí. Es súper ácido, siempre fue así y hay personas a las que quizás les cuesta un poco más trabajar con gente que es así".

"Yo no tuve ningún tipo de situación con Roberto que a mí me significara verme expuesta como mujer o sentirme violentada o acosada por él. La verdad es que no. Él tiene un humor particular, eso sí. Es súper ácido, siempre fue así y hay personas a las que quizás les cuesta un poco más trabajar con gente que es así, y otras que lo viven de otra manera y van al trabajo y cuando cierran la puerta y se vuelven a su casa, se olvidan y no tienen problema", reveló la modelo y conductora en #UnaTardeCon, el programa de Ciudad Magazine por Facebook Live.

-¿Por qué te fuiste a los tres meses de haber empezado, entonces?

-Recibí la propuesta para hacer mi primera coconducción en un canal de aire con Horacio Cabak (en Hoy es tu día, por eltrece) y era una súper oportunidad para mí. Yo era re chica (N. de la R.: tenía 19 años) y me lo propusieron a los tres meses de haber empezado con Un mundo perfecto. Así que fui y se lo planteé a Gastón Portal, que era quien lo producía. Le dije que para mí era muy importante, así que tuve su aval y me fui de ese modo. No tuve ninguna pelea con Roberto como se había dicho en su momento. De hecho, me lo crucé muchas veces después y nos hemos saludado con la mejor.

-Hay colegas tuyas que contaron que él no las volvió a saludar al encontrarse...

-No sólo no he tenido problemas, sino que también lo he visto en otras situaciones. Por ejemplo, Rafael, mi cuñado, ha sido su abogado en algunos temas y nunca tuvo ningún problema. Yo gracias a Dios no viví ninguna situación incómoda. Sí me acuerdo que cuando Josefina Pouso, que es quien estuvo después de que yo me fuera del programa, habló por primera vez del tema hace unos años, me lo crucé a Roberto y me pidió que si me preguntaban, que por favor contara la verdad de mi experiencia con él. Evidentemente la situación ya lo ponía en un lugar incómodo. Y eso hice, hablé de mi experiencia, de que la pasé bien y que aprendí un montón y no tuve ningún problema. Es terrible escuchar a las chicas que cuentan lo que han pasado.

"En la calle sí me pasa, nos pasa a todas y es algo común. Voy caminando mirando para abajo todo el tiempo, porque si no te das cuenta del modo en el que te miran o cómo te tocan bocina o lo que te gritan. Me incomoda, me pone nerviosa y creo que a todas nos pasa lo mismo".

-¿Te ha pasado vivir alguna situación de acoso en otros trabajos?

-Trabajé y trabajo en canales con muchos hombres y nunca he tenido ninguna situación. Lo que sí me ha pasado es que por ser mujer no me han dado el lugar o me han corrido un poco y me he defendido. Pero son cosas distintas.

-¿Y en otros ámbitos?

-En la calle sí, nos pasa a todas y es algo común. En lo personal, voy caminando mirando para abajo todo el tiempo, porque si vas con la frente en alto (más allá de que yo estoy expuesta y quizás sea un poco vergonzosa o temerosa) te das cuenta del modo en el que te miran o cómo te tocan bocina o lo que te gritan. Lo tenemos naturalizado desde un lugar que no está bueno. A mí me incomoda, me pone nerviosa y creo que a todas nos pasa lo mismo. Muchas veces uno tiene estereotipos como "si voy caminando por una obra me van a decir algo", pero también pasa con algún encargado de un edificio, un chico que pasa al lado cuando estás caminando. Me parece que es un tema cultural y de educación. Los hombres tienen el aval y el permiso para que cuando pasa una mujer le puedan decir cualquier cosa, por eso es maravilloso que ahora se esté hablando tanto del tema, porque no somos cosas y no está bueno que nos pongan en ese lugar. También hay muchas mujeres a las que les cuesta darse cuenta de que hay un grupo de otras mujeres valientes que están defendiéndonos y diciendo cómo corresponde que nos traten, ¿cómo te vas a enojar (con ellas)? ¡Dale, nos están defendiendo a todas! Creo que en ese caso tiene que ver con la forma en la que fueron criadas y con la educación que recibieron.

-¿Creés que en el último tiempo hubo una evolución con respecto a estos temas?

-Ahora es igual o peor que antes con respecto a las cosas que nos dicen por la calle. Además siento que por estar expuesta, también es más complicado. Hay un gen que está despierto en las mujeres, pero ahora empezó a pasar que en los medios y distintos lugares de influencia se comenzó a poner luz sobre un tema, por el que hay un grupo de mujeres que están luchando hace años, y eso hay que celebrarlo. Me parece que de ahora en más hay un quiebre para concientizar y educar. Porque esos "machos" que te dicen las barbaridades que te dicen por la calle, son los mismos "machos" que se morirían si eso les pasa a sus hijas.

 

TE PUEDE INTERESAR